Vetusta Morla – Mapas [crítica]

Ha pasado más de una semana desde el lanzamiento, a través de su web, del nuevo disco de Vetusta Morla. Una semana en la que Mapas sin duda ha sido el disco más buscado, escuchado y comentado de este país. Lo cual ya dice mucho a favor de los de Tres Cantos. Pasada la expectación inicial, y con tiempo suficiente para asimilar este segundo trabajo, ahí va nuestra crítica.

El éxito inesperado y progresivo de Un día en el mundo (2008) había puesto en un singular aprieto a los Vetusta de cara a su segundo álbum. Hace tres años el mundo de la prensa musical no se paró por el lanzamiento de su primer largo, como ha sucedido ahora; y eso lo cambia todo. A juzgar por el resultado, Vetusta Morla han optado por variar lo menos posible su manera de afrontar un LP. Han hecho un disco para ellos mismos y sus fans, más que para la prensa y los “no convencidos”.

Mapas ahonda en una fórmula muy parecida a la de Un día en el mundo, completándola y llevándola algo más lejos por momentos, pero en ningún caso han optado por reinventarse. Tampoco han querido hacerse más accesibles (vulgarmente, venderse). Serán éxito de ventas, llenarán festivales y pabellones, pero nunca por pecar de facilones – y eso es lo que más molesta a sus detractores.

Hablando de detractores. Se les ha criticado por sus letras grandilocuentes y crípticas, cuando generalmente lo que se suele censurar es lo contrario. Se les ha criticado por inspirarse en (o imitar a) Radiohead, cuando en el pop todo proviene de algo anterior, y el quid está en cómo se emplean las influencias (Radiohead no es la única) para plasmar algo nuevo y propio. Y, esto ya es la monda, se les ha criticado por venir de un sitio tan poco emocionante y artístico como Tres Cantos. ¿Qué tenían que haber hecho, nacer en La Latina?

Ante esto, Vetusta Morla pasan de largo de las críticas preconcebidas con las doce canciones de Mapas. Con ellas, confirman la sensación de que son una banda con identidad definida y un estándar de calidad comparable al de los nombres más en forma del panorama nacional: Nudozurdo, Standstill o El Columpio Asesino, por citar algunos.

Nada de lo bueno de Un día en el mundo se echa en falta en Mapas, salvo quizá un ápice de frescura, esa que tenían ’Valiente’ o ’Saharabbey Road’. Pero seguimos encontrando la misma producción frondosa, con capas de sonido que se superponen, y con cuidado hasta en el más mínimo detalle. Las guitarras, más variadas en tono y efectos, siguen sonando rematadamente bien, y siempre al servicio de la melodía.

Han mejorado los crescendos -sobresaliente el de ’Los días raros’-, y se han decidido a sacar mayor partido a los coros y juegos de voces. La voz de Pucho es efectiva y casi diría que ahora más versátil. Su peculiar tono seguirá dividiendo al personal: gusta a la mayoría, repele a otros. Pero la importancia que ha tenido para separar al sonido Vetusta Morla del resto es indudable.

Entre los nuevos temas, destaco el ya citado ’Los días raros’, espléndida introducción al disco, que se aleja gracias a su hipnótico piano de la estructura melódica habitual de los Vetusta, como también lo hace el cierre del álbum, ’Mi suerte’, otro tema con mucha fuerza que deja ver un nuevo lado de la banda.

También merecen atención ’Cenas ajenas’ y ’Escudo humano’, hasta el momento los temas más Beatle de VM; puro Rubber Soul el primero, más Revolver el segundo. No me ha convencido especialmente el tema elegido como primer single, ’Lo que te hace grande’, quizá porque lo encuentro demasiado parecido a ’Rey Sol’. Prefiero los tintes psicodélicos de ’En el río’, que ya fue single de facto al protagonizar el avance del LP, y también el ritmo y la potencia de ’Mapas’, destinado a ser uno de los que más suene de esta segunda hornada de Vetusta Morla.

En ’Maldita Dulzura’ juegan con sonidos a lo Beirut, casi se diría de banda sonora de peli francesa de los 70, y en lo que respecto al resto de temas, los Vetusta no se salen esencialmente del libreto que conocen y dominan ya. Queda por ver cómo encajará y funcionará el nuevo repertorio en directo. A juzgar por los buenos informes llegados del SOS y Málaga, el resultado es bueno, aunque ningún tema parece destinado a desbancar a la arrolladora ’La cuadratura del círculo’.

En definitiva, un buen segundo disco para Vetusta Morla que, además de consolidar sus logros anteriores, apunta cosas muy interesantes. Desde ya mismo esperamos ver cristalizada en su tercer álbum la dirección iniciada con ’Mi suerte’.

Nota bandálica: 7,5

Puntuación de los lectores
[Total:0    Promedio:0/5]