¿Cuánto ganan los músicos? Informe 2012

Si no queréis leer más datos negativos sobre la crisis, económica y general, dejad de leer, o id directamente al último párrafo. Todo lo demás son malas noticias en este post.

En él tomo los nada halagüeños datos proporcionados por un reciente artículo de Pitchfork, y los comparo con un artículo titulado ¿Cuánto ganan los músicos?, que publicamos en Bandalismo el pasado 3 de marzo de 2011. Resultado: en año y medio, la situación del negocio musical ha ido a peor, si cabe.

Vamos con ‘Making Cents’, la pieza de Pitchfork. En él, un veterano de la escena indie como es Damon Krukowsky (de Galaxie 500), utiliza su perspectiva para valorar los sorprendentes cambios que han afectado a la industria musical a lo largo de su carrera, iniciada en 1988. Básicamente, llega a la conclusión de que el músico medio, no súperventas, ha pasado de ser esclavo de las discográficas, a ser esclavo de las plataformas de streaming. La diferencia: las discográficas ganaban billones en 1988, mientras que Pandora y Spotify arrojan pérdidas en 2012.

Pero vamos a los datos. Escalofriantes:

En el primer cuatrimestre de 2012, ‘Tugboat’ (single de Galaxie 500) fue escuchado 7800 veces en Pandora. A cambio, los 3 compositores del tema recibieron 21 centavos de dólar, es decir, 7 centavos por cabeza. La cosa mejora un poco en Spotify pero no es para tirar cohetes. Allí, a cambio de 5960 reproducciones, los músicos recibieron 1.05 dólares, a repartir entre los 3.

Otra forma de mirarlo. Para igualar lo que ganaron en 1988 con sólo 1000 singles de ‘Tugboat’, hoy deberían llegar a los 13 millones de reproducciones. De locos.

Lo que quizá sea más sorprendente, pero cierto, es que a base de pagar centavos a los músicos de todo el planeta, estas plataformas todavía se las apañan para reportar pérdidas. Concretamente, una pérdida neta de 20 millones de dólares en 2011 en el caso de Pandora, y de 56 millones en el caso de Spotify. (ver nuestro artículo ¿Spotify también pierde dinero? para una explicación del modelo de negocio y pérdidas actuales de Spotify)

Ante estas cifras, Krukowsky llega a una interesante conclusión. Spotify, Pandora, etc. no están en el negocio para vender discos. Están para atraer capital inversor, lo que han hecho con creces hasta el momento. Es decir, un nuevo caso de especulación y burbuja.

Una vez asimilado esto, ¿por qué decimos que estamos peor que en 2011? En primer lugar, porque entonces manejábamos un estudio que decía que con 4 millones de reproducciones mensuales de sus canciones, un músico estaría ganando un salario mínimo, correspondiente a 1160 dólares. Ya os hago yo las matemáticas. Hoy, para llegar a tal cantidad, el número de reproducciones asciende a 6 millones y medio.

Pero lo que es peor, antes teníamos la «esperanza» de que Spotify y similares podían ser plataformas válidas para darse a conocer, y considerábamos que el éxito moderado de un artista en medios de streaming garantizaban que podría ganarse la vida girando. Pero la realidad dice que Spotify y similares no son lugares en los que un artista se dé a conocer, sino simplemente plataformas en los que los artistas ya populares por otros medios acumulan reproducciones.

En cuanto a la posibilidad de ganarse la vida con directos, el panorama en España (que está peor que por ahí fuera) es desalentador, y casi todo apunta a que en breve sólo será rentable organizar conciertos de nombres muy consagrados.

En fin, ¿queréis una buena noticia? Pues que a pesar de todo esto, no hay crisis de buena música, y la del 2012 ha sido una excelente cosecha de discos. Seguramente hay más medios (blogs) que nunca prestando atención a las bandas emergentes y con talento del planeta. Pero una cosa está clara: a base de centavos, no puede vivir un músico.

Puntuación de los lectores
[Total:2    Promedio:3/5]

About Juan González Villa

Antes Señor Lobo. "No empecemos a chuparnos las..." Creador y editor de este cotarro. A mí las quejas.

View all posts by Juan González Villa →

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.