Las 10 revelaciones musicales de 2012 (II)

Tras una primera parte de esta guía en las que desgranamos las revelaciones del 2012 más consagradas a estas alturas para los medios internacionales, vamos con una segunda hornada de nombres que han ido despuntando sobre todo en la segunda mitad del año. En cierto modo, son los más merecedores del título de revelación de este 2012:

5. Jake Bugg

Quizá el gran ignorado del año por los medios nacionales, Jake Bugg empezó como sorprendente revelación en Reino Unido por su juventud y genuino aire retro, y gracias a su disco de debut, número uno en su primera semana, se ha convertido allí en uno de los fenómenos musicales del año.

Como ya os hemos contado en la crítica de su álbum, pocas cosas vemos tan esperanzadoras en el panorama actual como la llegada de este chavalín dispuesto a revivir todo lo que hay de bueno en el folk rock, el rockabilly y el pop británico en general. Los grandes (Stone Roses, etc) se lo disputan como telonero, y no podemos esperar a verle en directo en España. ¿Ocurrirá en el 2013?

4. Palma Violets

Son el enésimo grupo en recibir el título de nuevos Strokes. Además, recibieron el espaldarazo que supone que la NME diga de tu single de debut que es la canción del año, y la mejor canción de guitarras de los últimos 10 años.

Sí, todo esto suena a hype y ya sabemos lo que quiere decir eso tratándose de la prensa británica; pueden acabar aburriéndose de ellos en un par de meses, como pasó con Egyptian Hip Hop. Yo los catalogaría más bien de nuevos Vaccines, pero su irrupción ha sido de lo más sonado en el panorama indie rock, que a fecha de 2012 parecía seriamente de horas bajas. ¿Lograrán cambiar la tendencia este cuarteto londinense? Muchos blogs creen que 2013 será el año del regreso a las guitarras. Lo dudo, pero de Palma Violets se va a hablar mucho.

3. King Krule

Otro de la nouvelle vague británica. «Conocido» (sólo para algunos) en el 2011 como Zoo Kid, King Krule es un talentazo polifacético (no sólo hipnotica con su guitarra y su voz, también es un niño prodigio del remix) que bebe de las influencias más variadas, desde clásicos hasta dubstep, pasando por el punk.

Su EP de debut, apadrinado por la flor y nata de los blogs hipster, como Abeano, invita a la euforia, pero todavía falta por ver si todo lo bueno que apunta se ocnfirma en su primer largo, y qué tal se comporta en directo y ante públicos más nutridos. Personalmente, apuesto mucho por este chico, del que me ha gustado todo lo que he escuchado hasta ahora.

2. Saint Michel

Del mismo barrio que grandes con mayúsculas como Daft Punk y Air, este dúo es la confirmación de que lo del electro francés no ha sido una anomalía, sino que hay cantera y talento para rato. Aunque no tienen largo todavía (pero sí dos fantásticos EPs), son los que mejor han tomado el relevo de sensaciones del 2011 como The Shoes o Housse de Racket. Su elemento diferenciador es que juguetean más con elementos pop y R&B. ‘Friends’, el mejor tema del Kitsuné 14, lo firman ellos. Lo único malo es que no sabemos fecha para su largo, pero esperaremos lo que haya que esperar.

1. San Cisco

La escena de bandas emergentes indie pop o electro pop es tan apabullante que podríamos haber llenado la lista con nuevos nombres de las antípodas. Los tres más prominentes ahora mismo quizá sean Strange Talk, New Navy y los que nos ocupan, San Cisco. El cuarteto de Fremantle, tras deslumbrar con su EP Awkward, acaba de lanzar una maravilla de álbum titulada como ellos.

Melodías y estribillos arrolladores, facilidad para el riff de guitarra y la justa medida de toques synth y psicodélicos, y todo con ese aire alegre y soleado de las playas down under. Las comparaciones con Passion Pit serán inevitables. San Cisco ya arrasan en Australia y, si hay justicia, en 2013 barrerán en todas partes. Además, como dato extra, el cantante se llama Jordi.

Puntuación de los lectores
[Total:0    Promedio:0/5]

About Juan González Villa

Antes Señor Lobo. "No empecemos a chuparnos las..." Creador y editor de este cotarro. A mí las quejas.

View all posts by Juan González Villa →