La banda sonora de Pulp Fiction (especial 20 años)

baile john travolta y uma thurman pulp fiction

Cuarta entrega de nuestro especial dedicado a Pulp Fiction. Listado completo de la banda sonora más abajo.

En el verano de 1992, Tarantino se encontraba en Amsterdam escribiendo el guión de Pulp Fiction. Una tarde, en medio de un bloqueo creativo, entró en una pequeña tienda de discos y dio con un EP de Urge Overkill. En él, aparecía una versión de ‘Girl, You’ll Be A Woman Soon’, de Neil Diamond. La escuchó y quedó impresionado. Volvió a su apartamento y escribió de un tirón la escena en la que Mia Wallace se pone hasta las cejas de heroína.

Tarantino y las bandas sonoras

La mayoría de guionistas y directores escriben o planean una escena, y deciden después la música que acompañará a la historia. En el caso de Quentin Tarantino, el proceso funciona al revés.

Tarantino reconoce que su manía de coleccionar discos es casi mayor que su obsesión por el cine. En su casa, el director tiene todo un cuarto dedicado a su colección de vinilos. Cuando empieza a concebir una nueva película, Tarantino se adentra en su discoteca y busca música apropiada para lo que tiene en mente. Cuando ha encontrado un par de temas que le dejan satisfecho, considera que está un paso más cerca de acabar la película.

Relacionado: Top 10 de las bandas sonoras de Tarantino

Como todo buen coleccionista, Tarantino es un obseso del orden. Tiene grandes secciones dedicadas a cada tipo de música: bandas sonoras, música de los 60, etc. Y estas las divide luego por artista, y según géneros: psicodelia, British Invasion, surf rock…

Precisamente, la música surf es lo primero que viene a la cabeza al pensar en la banda sonora de Pulp Fiction. El surf rock fue un subgénero del rock instrumental, ligado a la cultura surf del sur de California, y muy popular en la primera mitad de los sesenta. Pero luego cayó en un profundo olvido.

Hasta que Tarantino abrió Pulp Fiction al son de ‘Misirlou’, de Dick Dale. Gracias a Pulp Fiction, ‘Misirlou’ se convirtió en uno de los hits de 1994.

De repente, había música surf en todas partes. Aprovechando el tirón, los publicistas empezaron a usar temas surf para anunciar cualquier cosa, desde pasta de dientes hasta comida mexicana. Tarantino había revitalizado, él solito, un género musical.

Pero es justo decir que Pulp Fiction no habría sido lo mismo sin los riffs surferos de temas como ‘Bullwinkle Pt II’ o ‘Surf Rider’. ¿La escena en la que sodomizan a Marsellus Wallace? Nunca habría funcionado sin el saxo frenético y obsesivo de ‘Comanche’.

Pero en Pulp Fiction no hay playa, no hay personajes surferos, y ni siquiera está ambientada en los 60. Entonces, ¿por qué se decantó Tarantino por la música surf?

Tarantino explica que concibió Pulp Fiction como una serie de historias en las que la ciudad, Los Angeles, sería un personaje más, a la manera de Nueva York en las pelis de Woody Allen. Si la música más genuina para historias ambientadas en Nueva York es el jazz, ¿por qué no surf para LA?



Pero a Tarantino la música surf le transmitía algo más. Demostrando buen oído, decía que la música surf le sonaba a “Morricone con guitarras eléctricas y en clave rock”. El sentido épico de la música de spaghetti western, en píldoras pop de 3 minutos.

Claro que no todo es surf en la BSO de Pulp Fiction. Su música es una mezcla de surf, twist, rockabilly, pop adolescente de los 50, soul y funk de los primeros 70. Las veinte canciones que suenan a lo largo de la película tienen algo en común: no forman parte de la historia “oficial” del rock. Son, más bien, la cara B de los años dorados de la música popular americana. Un equivalente musical del spaghetti western o el cine blaxpoitation.

Pulp Fiction está llena de joyas olvidadas, y luego resucitadas por Tarantino: ‘You Never Can Tell’ de Chuck Berry, ‘Son of A Preacher Man’ de Dusty Springfield (única artista británica de la banda sonora), etc. El disco con la banda sonora oficial fue un éxito de ventas en 1994, pero sólo incluía 13 canciones de la película, y además alterando levemente el orden. En 2002 se publicó una edición de coleccionista, con 4 temas más, y una entrevista con Tarantino.

En breve haremos inventario de todas las canciones del film, pero nos queda contar la curiosa historia de ‘Misirlou’, un tema que demuestra por sí solo que en música (como quizá también en el cine), todo es una versión de algo anterior.

El aire oriental de su melodía no es casual. ‘Misirlou’ es una palabra griega, que significa “muchacha egipcia”. Y es que, originalmente, era una canción folclórica griega, cuya primera versión grabada data de 1927. A su vez, estaba inspirada en melodías de la música árabe.

dick dale misirlouEn 1962, Dick Dale triunfaba entre los jóvenes americanos con su guitarra eléctrica. Un día un fan le lanzó un reto: tocar una canción usando sólo una cuerda. El padre de Dick Dale era libanés, y Dale le había visto tocar la versión libanesa de ‘Misirlou’. Incrementó el tempo, aplicó un ritmo de rock, y voilà: había nacido uno de los clásicos del surf.

Todavía cuarenta años después, The Black Eyed Peas samplearon la canción de Dick Dale para convertirla en un tema bailable de hip hop. ¿Cuántas versiones van ya?

Ahora sí, para cerrar este especial de Pulp Fiction, daremos un recorrido por las veinte canciones de la película, en riguroso orden, y con playlist de Spotify incorporada (ver al final).

Pulp Fiction – lista de canciones (cuidado: spoilers)

1. Misirlou – Dick Dale & His Del-Tones (1962)

Suena durante la secuencia inicial de créditos, inmediatamente tras la escena de Pumpkin y Honey Bunny.

2. Jungle Boogie – Kool & The Gang (1973)

Suena justo al acabar los créditos, saliendo de la radio del coche de Vincent y Jules, durante la mítica conversación sobre Amsterdam.

3. Strawberry Letter #23 – Brothers Johnson (1977)

Sale de uno de los apartamentos por los que pasan Vincent y Jules camino al apartamento de Brett, mientras hablan sobre masajear pies.

4. Let’s Stay Together – Al Green (1972)

En el bar, en la primera conversación entre Butch y Marsellus.

5. Bustin’ Surfboards – The Tornadoes (1962)

Suena mientras Vincent compra la heroína en casa de Lance.

6. Bullwinkle PT II – The Centurions (1964)

Mientras Vincent se inyecta una dosis de heroína, antes de recoger a Mia.

7. Son of A Preacher Man – Dusty Springfield (1968)

Está sonando en casa de Mia, cuando llega Vincent a buscarla.

8. Waitin’ In School – Gary Shorelle (original de Ricky Nelson de 1958)

9. Lonesome Town – Ricky Nelson (1958)

Suena de fondo, cuando Vincent y Mia se sientan en la mesa del Jack Rabbit Slim’s.

10. Ace of Spades – Link Wray (1965)

La siguiente canción que suena de fondo mientras están en la mesa.

11. Rumble – Link Wray (1958)

Durante los “silencios incómodos”, en la cena de Vincent y Mia.

12. Since I First Met You – The Robins (1957)

Cuando Mia vuelve de “empolvarse la nariz”.

13. Teenagers In Love – Woody Thorne (1961)

Siguiente canción de fondo en la escena del restaurante.

14. You Never Can Tell – Chuck Berry (1964)

[youtube id=”gKLbaausPQo”]

15. Girl, You’ll Be A Woman Soon – Urge Overkill (1992)

De vuelta a casa de Mia, Vincent se esconde en el baño, mientras Mia encuentra la heroína en el bolsillo de su chaqueta.

16. Flowers On The Wall – The Statler Brothers (1975)

Suena en la radio del coche de Butch, tras recuperar su reloj, justo antes de toparse con Marsellus.

17. If Love Is A Red Dress – Maria McKee (1994)

Es la canción que suena en la casa de empeño cuando entran Butch y Marsellus.

18. Comanche – The Revels (1961)

La escena del “tarado” (the gimp).

19. Out Of Limits – The Marketts (1963)

Justo después de la frase “Zed’s Dead”, cuando Butch arranca su chopper.

[youtube id=”VXi3mCfv15k”]

20. Surf Rider – The Lively Ones (1963)

En la escena final, cuando Vicent y Jules guardan sus pistolas en el bañador y salen del restaurante.

Por último aquí tenéis la playlist de Pulp Fiction en Spotify.

10 / 10 stars          
Puntuación de los lectores
[Total:38    Promedio:2.9/5]

About Juan González Villa

Antes Señor Lobo. "No empecemos a chuparnos las..." Creador y editor de este cotarro. A mí las quejas.

View all posts by Juan González Villa →