20 años de Pulp Fiction: el reparto

Segunda parte de nuestra serie dedicada a Pulp Fiction. En la primera parte hablamos de su guión, desde la idea de Tarantino hasta el momento en el que Disney y Miramax dieron luz verde al proyecto.

Pulp Fiction reanimó la carrera de todos sus actores. Pero en lugar de Travolta, Uma Thurman y Bruce Willis, los protagonistas pudieron ser Daniel Day-Lewis, Michelle Pfeiffer y Matt Dillon. En un mundo donde los directores casi nunca eligen a las estrellas con las que trabajan, Tarantino luchó para tener en cada papel a los actores que deseaba. Aunque, en algún caso, fueron los actores los que pelearon con uñas y dientes por entrar en la película…

El que sea, menos Travolta

La carrera de John Travolta ha sido como una montaña rusa. Entre varios momentos bajos, ninguno tan desastroso como el que atravesaba cuando empezó a gestarse Pulp Fiction. Hacia años que no recibía una oferta interesante. Para los directores de prestigio, no era más que ese tío de las películas con bebés que hablan.

Por eso, cuando su agente le dijo que Quentin Tarantino quería conocerle, saltó como un resorte y se presentó en casa del director. Antes de entrar en el apartamento, le dijo a Tarantino de qué color eran la alfombra y los azulejos del baño. «Lo sé porque viví en un apartamento como este cuando llegué a Hollywood». Conectaron inmediatamente.

Tarantino le habló de Pulp Fiction y de otra historia de vampiros que tenía en proyecto, From Dusk Till Dawn (Abierto hasta el amanecer). A Travolta no le sedujo lo de los vampiros. Pero se moría por hacer de Vincent Vega. Aunque le preocupaba un poco que su personaje fuera volando cabezas alegremente. Tarantino le tranquilizó, diciendo que iba a suprimir casi todas sus escenas violentas. Por una pequeña mentira no pasa nada.

Pulp Fiction john travolta

En realidad, Travolta ni siquiera era la primera opción de Tarantino. Antes había pensado en Michael Madsen, que en Reservoir Dogs interpretaba al sádico cortador de orejas Vic Vega (¿un hermano de Vincent Vega?). Pero Madsen no estaba libre, porque iba a hacer Wyatt Earp. Así que Tarantino, sin preguntar a nadie, le dijo a Travolta que el papel era suyo.

Podía hacerlo, porque la elección de actores era una de las condiciones que había puesto para firmar con Miramax. Tarantino hizo sus deberes, y le pasó a Harvey Weinstein, jefe de Miramax, una lista con sus primeras opciones para los protagonistas. La lista volvió con el siguiente mensaje: «OK a todos, salvo a Travolta».

Weinstein pensaba que podría convencer a Tarantino. «Puedo conseguir a Daniel Day-Lewis, a Sean Penn, a William Hurt, a quien sea…» Pero no sabía lo terco que podía llegar a ser Tarantino. El director estaba incluso dispuesto a romper el acuerdo, y llevarse la película a otra parte. Para entonces ya había otros dos estudios interesados. Típica jugada de Hollywood, donde nadie hace caso a un guión cuando está libre, pero todos se pelean por él cuando tiene comprador.

Muy a regañadientes, Weinstein tuvo que ceder y aceptar a Travolta como protagonista de «su» película. Pero ya se sabe que el éxito tiene muchos padres. Meses después, cuando Weinstein vio por primera vez la película terminada, se giró con satisfacción hacia sus subordinados y dijo: «Qué gran idea tuve al escoger a John Travolta«.

pulp fiction reparto

¿Y Bruce Willis? Era probablemente la mayor estrella de Hollywood en aquellos momentos. Un día, en una fiesta en su casa de Malibú, Harvey Keitel le mencionó que Tarantino estaba preparando una nueva película. A Bruce Willis le había encantado Reservoir Dogs y quería trabajar con QT, aunque ello significase una rebaja en su sueldo habitual. Keitel montó una barbacoa en su casa para que Bruce Willis y Tarantino pudieran conocerse y charlar.

Lo malo es que el papel protagonista ya estaba en manos de Travolta. Sólo quedaba el papel de Butch, el boxeador. La primera opción de Tarantino había sido Matt Dillon. Pero este leyó el guión, y dijo que quería unas horas para pensárselo. Nunca volvió a llamar a Tarantino.

Con Bruce Willis a bordo, Weinstein y Miramax ya tenían su estrella. Todos contentos. Pero el abogado de Tarantino recuerda que a Willis no le hizo gracia contentarse con un secundario: «A mí me van a atar unos violadores… ¿Y el protagonista va a ser Travolta?» Aunque Bruce Willis niega este pequeño cabreo, por supuesto.

Lo de Uma Thurman fue muy diferente. Ella no quería el papel. En cambio, Tarantino lo tenía muy claro. El estudio le sugirió a Michelle Pfeiffer, Meg Ryan, Holly Hunter y Rosanna Arquette. Pero QT sólo se reunió con Uma Thurman.

Ella recuerda que la película le asustaba un poco. No era sólo el lenguaje obsceno y la violencia; concretamente, la escena de la violación anal de su novio Marsellus Wallace le parecía demasiado extrema. Tarantino pasó horas hablando con la actriz para convencerla. Según reconoce ella, estas charlas versaron principalmente sobre las diferencias entre la violación femenina y la masculina. Curiosa manera de iniciar una gran amistad. Hoy en día, Thurman dice que no se explica sus dudas sobre la película.

pulp fiction uma thurman

Y nos queda Samuel L. Jackson. La suya es la mejor historia de todas. Tarantino le había dicho que había escrito el papel de Jules Winnfield pensando en él, por lo que se confió, pensando que el trabajo era suyo. Pero unas semanas después, se entera de que su papel está en peligro, porque Tarantino está considerando seriamente al actor puertorriqueño Paul Calderón.

Tarantino conoció a Calderón en Nueva York, le pasó el guión, este se lo estudió durante unas horas, y le hizo una pequeña demostración a Tarantino, que consiguió arrancar sus aplausos. Por primera vez, QT estaba indeciso respecto a uno de los protagonistas de su peli. Pero en Miramax sabían lo que querían. Querían a Samuel L. Jackson, un actor fundamental para atraer al público negro. Como QT se había salido con la suya en los demás papeles, no podía negarse a montar una «prueba», al clásico estilo de Hollywood, para decidir entre ambos actores.

Muy cabreado, Jackson voló a Los Angeles, desde un rodaje en Nueva York, dispuesto a hacerse con el papel de una vez por todas. En el avión estudió el guión a conciencia. Cuando llegó, nadie del estudio había ido a recogerle, lo que le cabreó aun más. Tenía hambre, y de camino al estudio compró una hamburguesa. Al llegar al estudio, un tipo del equipo de producción le tomó por Laurence Fishburne. Aquello fue la gota que colmó el vaso.

Irrumpió en la sala de la prueba hecho una furia, con la hamburguesa y un batido en la mano, dando gritos y maldiciendo: «¿Queríais darle este papel a otro? ¡Ahora váis a ver lo que es actuar, hijos de puta!» Allí estaba Tarantino con dos productores, alucinados ante aquella aparición. Podría ser un negro del Harlem enviado para meterles una bala en el cuerpo. Era Jules Winnfield.

pulp fiction samuel l jackson

La prueba de Calderón fue exactamente al revés. Se puso nervioso porque Tarantino llegó tarde, y no fue capaz de repetir la buena actuación que había hecho en Nueva York. Antes de acabar, él mismo se dio por vencido. A pesar de todo, Tarantino le dio un pequeño papel en la peli (Paul, camarero del club de Marsellus Wallace).

Estaba escrito que Samuel L. Jackson tenía que ser Jules Winnfield. Aquel papel cambió la percepción que todo el mundo tenía sobre él. Hasta la de su mujer. Cuando vio la película, le dijo a su marido: «Sé que siempre he sido muy crítica contigo, pero hoy me he dado cuenta de lo que vales. Eres una estrella.»

Por último, Ving Rhames, el actor que interpretó a Marsellus Wallace, también tiene anécdota. De nuevo, Tarantino había pensado inicialmente en Max Julien, ídolo de las películas de blaxplotation de los años 70. Pero de ninguna forma iba a pasar por la famosa escena de «el tarado». En cambio, Ving Rhames, un veterano del teatro que había crecido en Harlem, encontró aquella escena lo más interesante del papel. «Con el aspecto que tengo, nunca me dan la oportunidad de interpretar personajes vulnerables», dijo.

Con el reparto decidido, era momento de empezar a rodar, y hacer que una película con un presupuesto de 8 millones de dólares, tuviera el aspecto de una de 25. Pero eso lo contaremos la próxima semana (Pulp Fiction: el rodaje).

Puntuación de los lectores
[Total:11    Promedio:3.1/5]

About Juan González Villa

Antes Señor Lobo. "No empecemos a chuparnos las..." Creador y editor de este cotarro. A mí las quejas.

View all posts by Juan González Villa →