Crítica: Temples – Sun Structures

Antes de entrar a valorar el debut de Temples, es importante señalar que estos cuatro chavales con peinaditos ye-yé lo han grabado íntegramente en casa del cantante y guitarrista James Bagshaw. Vivienda que está, para más señas, en un lugar tan poco soleado como Kettering, pequeña localidad en mitad de Inglaterra.

Con razón dice Bagshaw que, con la tecnología actual, “ya no hay límites”. Pero no solo hace falta tecnología, sino también talento, y Temples lo tienen a raudales. No lo digo solamente yo, lo dicen unos tales Johnny Marr y Noel Gallagher.

Relacionado: 14 bandas que cambiarán el panorama en 2014

El contundente inicio de Sun Structures nos transporta a esos meses de 1966 en los que los Beatles estaban sentando las bases del rock psicodélico. Pocas canciones reproducen tan fielmente el sonido de Revolver como ‘Shelter Song’, tema que dio a conocer a Temples a finales de 2012.

Pero no es la única que parece salida de una sesión de los Beatles alrededor de 1966 y 1967: lo mismo resulta evidente en ‘The Golden Throne’, ‘Colours To Life’ o ‘A Question Isn’t Answered’ (en la cual la voz de suena clavada a la de John Lennon, tentación en la que también ha caído en varias ocasiones Kevin Parker de Tame Impala).

Pero este aire beatlémano que impregnan momentos clave del disco no puede ocultar que lo que Temples han intentado (y logrado) es crear un mosaico sonoro formado con todos los estilos de la era psicodélica: desde el primer folk rock levemente bañado en ácido, hasta el space rock ahogado en sustancias de principios de los 70.

El tema que mejor resumen este propósito es ‘Keep In The Dark’, que es en sí mismo una sinfonía que recoge en sí todos los subgéneros de la psicodelia. Quizá la canción más redonda de Sun Structures, donde han ganado en su propio juego a Foxygen y han sacado un poquito los colores a todos unos Black Keys, que intentaron hacer lo mismo con ‘Little Black Submarines’. Palabras mayores las de este tema, que tiene un estribillo perfecto.

No es la única joya digna de llevar desde ya a la lista de mejores canciones de este 2014 que acaba de comenzar. Sorprende ‘Move with The Season’, quizá el tema más Ray Davies del álbum, en el que Bagshaw fabrica un pegadizo bucle del que es imposible escapar.

Temples Sun Structures portadaAhí radica la mejor carta mostrada hasta ahora por Temples: en unos cuantos riffs, ganchos y estribillos geniales, que hacen que el álbum cree adicción e instale él solito sus mejores momentos dentro de nuestra cabeza.

No puedo dejarme una mención a ‘The Guesser’, en la que Temples recuperan el sonido jazzy de The Zombies, un grupo fundamental al que la nueva ola de practicantes de la psicodelia no han dedicado mucha atención.

Si hay otra influencia que sobresale, además de las ya mencionadas, es la de Pink Floyd y su debut The Piper At The Gates of Dawn, muy presente en ‘Colours To Life’.

Tras echar tantas flores a los ingleses, también hay que mencionar lo malo (o lo menos bueno). En su afán por tocar todos los palos, no se privan de entrar, al final del disco, en el rollo orientalista (‘Sand Dance’) con bastante poca fortuna. Y con nula originalidad hacen una incursión en el folk medieval a lo Led Zeppelin o King Crimson, dejándonos dos minutos totalmente prescindibles para cerrar el disco.

Temples 2014 Sun Structures

Queda la cuestión del parecido de Temples con Tame Impala, cuestión un poco tramposa, puesto que los australianos no han inventado la psicodelia, ni nada de lo que Temples tratan de revivir. Pero es cierto que algunas canciones, en especial ‘Mesmerise’, se valen de los mismos trucos que usan Kevin Parker y cía. No digo que sea mal tema (de nuevo tiene un gran estribillo), pero quizá no deberían haberlo elegido como single, para evitar molestas comparaciones.

Si hay que comparar, Temples son más melódicos que Tame Impala, como lo eran The Byrds respecto a The Doors. En justicia, Tame Impala están más “hechos”. Lonerism, su mejor álbum, llegó al segundo intento, y no es exagerado decir que Sun Structures está a un nivel similar de Innerspeaker, el debut de Tame Impala – y quizá incluye más temas y melodías redondas.

La única pega que le pongo a Temples es que se regocijan demasiado en su capacidad para reproducir los sonidos de la era psicodélica. A Sun Structures le sobran cinco minutos y le faltan unos gramitos de voz propia, pero ronda el sobresaliente y es hasta ahora el mejor largo de 2014.

Nota bandálica: 8,25

Relacionado: Playlist enero 2014

8.5 / 10 stars          
Puntuación de los lectores
[Total:2    Promedio:4/5]

About Juan González Villa

Antes Señor Lobo. "No empecemos a chuparnos las..." Creador y editor de este cotarro. A mí las quejas.

View all posts by Juan González Villa →