Nocturama Sevilla: The New Raemon + Hidalgo

De nuevo a las andadas por Nocturama. Última semana del ciclo organizado por Green Ufos, última crónica que cubríamos para ellos, y penúltimo concierto de su Nocturama, pues los míticos Mercromina fueron los encargados de cerrar el ciclo de Junio – Julio.

Apostaron por una última semana cargada de grandes nombres, y el penúltimo concierto era para The New Raemon. Es verdad que la mayoría de los asistentes pensábamos que vendría con banda al completo, aunque posteriormente nos enteramos de que traía un formato acústico. No se había comunicado bien, el único tirón de orejas que podemos darle a la organización.

A pesar de esto no fue para nada una decepción, pues Ramón es grande así toque sus canciones en pianola. Los que sí traían un formato al completo fueron Hidalgo, los encargados de abrir la noche.

Hidalgo en Nocturama

Hidalgo es una banda sevillana con un estilo algo particular, difícil de definir en todo su conjunto, pues mezclan desde el rock más agresivo, hasta el folk más clásico. Formada por Carlos Hidalgo, Gustavo Blanco, Gualberto López y Gregorio Cardoso, comienzan su aventura participando en diferentes recopilatorios de la provincia, para grabar su primer disco La luna no está sola en 2013.

Llegaban a Nocturama con su nuevo disco recién salido del horno, casi ardiendo podríamos decir, pues apenas había pasado un mes de su estreno. El sol de Andrómeda es como se titula, y con un set list de 45 minutos tenían que presentarlo y convencer a toda Sevilla y todo Nocturama. Tarea difícil pero no imposible, pues acabaron tocando todas las canciones que lo componen, con tiempo para un par de su anterior trabajo e incluso una versión de The Church, del disco homenaje Bajo un cielo prehistÓrico, en el que participan junto a Maga, Kenedy y otros grandes artistas.

Hidalgo en Nocturama

Su directo reflejó claramente la identidad que poseen sus canciones. La melancolía predominaba por encima de todo, sentimiento que se intensificaba con alguna que otra canción de acordes y melodías más oscuras. Otro rasgo característico fue la utilización de atmósferas instrumentales, que seguían una misma fórmula basada en el crescendo del tema hacia un final donde aumentaba su intensidad, su envoltura y a veces su ritmo, muy a lo Explosions in the sky.

La melancolía que rondaba Nocturama y la escasa interacción de la banda con el público propiciaron que éste quedase viendo el concierto sentando sobre el césped. Fuera o no su intención la atmósfera lo pedía. Desde una perspectiva personal es extraño que la escucha del cd de una banda guste más que su directo. Hidalgo me ha ganado más en estudio que en concierto. Espero que consigan darle la vuelta a este aspecto, porque tienen mucha artillería guardada.

Hidalgo en Nocturama

Nada más finalizar el primer concierto, Ramón hacía acto de presencia en el escenario con su acústica para prepararlo todo, cosa que confirmaba el rumor de su formato en acústico. Aun así no estaría solo sobre él, pues el grandísimo Javi Vega le acompañaría al bajo (Maga, Sr. Chinarro).

Tras la cancelación de su concierto en la Sala X, allá por Marzo, nos quedamos con muchas ganas de tenerlo con nosotros, y tuvimos que hacer un gran esfuerzo para esperarlo. Pero ya estaba aquí, y su nuevo disco Oh, rompehielos pudo ser medianamente presentado. Decimos medianamente porque más bien hizo un mix de los grandes temas de sus anteriores trabajos, donde también entraron otros tantos del nuevo, como ‘El Yeti’, ‘Oh, rompehielos’ y ‘Reina del Amazonas’. La espera había valido la pena.

The New Raemon en Nocturama

A muchos el formato en acústico les echa un poco hacia atrás. Es cierto que se disfruta más la fusión de múltiples instrumentos en una sola canción, pero si estamos atentos podemos experimentar nuevas experiencias de algo que ya tenemos bien conocido. Fue el caso del concierto de Ramón, donde no se limitaron a tocar exactamente los acordes grabados. Cada canción estaba muy bien planteada, donde cabían ciertas variantes, como cuidados arpegios, nuevas intensidades o cierta percusión a través de la guitarra e incluso de la voz. Canciones como ‘La ofensa’, ‘Fuera complejos’ y ‘Hundir la flota’ destacaron en este aspecto.

Nocturama supo bien entender el formato. El patio estaba hasta arriba de asistentes y entregado en cada canción, todo ello bajo un clima de tranquilidad, donde la pareja agarrada cotizaba bien al alza. No hacía falta preguntarnos para saber que estábamos encantados, aun así Ramón se disculpó por el error de comunicación e incluso nos dio a ver que tenía la ventaja de poder vocalizar mejor.

The New Raemon en Nocturama

Hubo de todo un poco, principalmente del A propósito de Garfunkel, pero también del La invasión de los ultracuerpos con ‘Sucedáneos’, del Libre asociación con ‘El refugio de Superman’, o del Tinieblas, por fin con ‘Galatea’, entre otras más de éstos. Destacar que éste último que comentamos ha permanecido durante un tiempo fuera de escena por problemas con su antiguo sello Marxophone, tema que por suerte se ha solucionado gracias a BCore, su sello de siempre al que regresó el pasado año.

Rescató ‘Hoy estreno’ y ‘Fuera complejos’ del baúl de los recuerdos. La razón: les parecían moñas, palabras textuales, antes no molaban y ahora sí. También se atrevió con su versión de ‘Te debo un baile’ de Nueva Vulcano después de haberla dejado en el tintero durante un largo periodo. La gente piensa que es suya y eso no le hace mucha gracia.

The New Raemon en Nocturama

Tuvimos el privilegio de estar presente para escuchar las dos únicas canciones que ha compuesto estando feliz en toda su discografía, ‘El cau del pescador’ y ‘Elena-na’. La primera la comparó con ‘Son mis amigos’ de Amaral por ir en la misma línea, y de la otra comentó que la sacó después de echar un kiki, de ahí su felicidad. La cuestión fue que a veces tanta felicidad te acaba confundiendo, y terminas plagiando el estribillo de ‘Wicked game’ de Chris Isaak, auto confesado por el propio Ramón. Pero esto no ha sido nunca un problema, ya que mientras espera la denuncia de Isaak él fusiona los dos temas en uno: estrofa propia y estribillo yankee.

Se acercaba el final, decía que para qué más, que sonaban todas igual. Tocaba ‘El saben aquel que diu’, dedicada al gran Eugenio tras fallecer justo antes de haber podido verle en directo. Una pena que dio como resultado un bonito homenaje y una muy buena canción. Y para acabar ‘Tú, Garfunkel’, donde pidió la colaboración del público para las últimas frases del tema. La cosa consistía en alternar una frase cantada por todas las chicas de Nocturama y otra por todos los chicos, sólo que para nuestro caso teníamos que poner la voz de Rocky, Fernando Fernán Gómez y Bender (sí, el de Futurama). Lo que leéis.

The New Raemon en Nocturama

Esta colaboración ponía fin a su concierto y a nuestras crónicas de Nocturama para Green Ufos. Tenemos que dar las gracias en especial a Santi y José Luís Osuna por habernos tratado tan bien. En todo momento nos hemos sentido como en casa.

Personalmente he de decir que ha sido uno de los mejores Nocturama (de Green Ufos) que se han presentado nunca. No suelen decepcionarnos en sus carteles, pero este puede entrar perfectamente en su top tres. Y no sólo por los artistas, la organización ha estado de diez. No se han limitado a ofrecer música estrictamente, pues han pensado en todo momento en los asistentes, en hacer que estuviesen lo más satisfechos posible a través de diferentes servicios y formas de hacer las cosas. Y lo han conseguido con creces.

Ya tenemos ganas del ciclo Junio – Julio del año que viene, parece difícil superar el nivel de este, pero confiamos en ellos. Y ahora a disfrutar de Nocturama Agosto – Septiembre de la mano de LaSuite.

Más imágenes de esta gran noche en nuestro Facebook, de la cámara de Irene Chacón Dorante.

 

Puntuación de los lectores
[Total:0    Promedio:0/5]

About Antonio Tejada

Graduado en ADE y futuro Técnico Superior en Sonido. A veces escribo sobre música, a veces hago música, a veces escucho música. La música no es celosa, y la comparto bien con el social media y las nuevas tecnologías.

View all posts by Antonio Tejada →