Crónica: Nueva Vulcano + Me And The Bees (Sala X, 16 de mayo)

Nueva Vulcano Sevilla

Nueva Vulcano le debía un baile a Sevilla y a sus seguidores hispalenses. Desde su última visita, allá por febrero de 2010 en la Sala Fun Club hemos tenido que esperar un largo tiempo y conformarnos con reproducir su cd una y otra vez hasta que el equipo eche fuego.

La noche comenzaba un tanto extraña, cuando a mi llegada a la sala sobre las 23:00 ésta permanecía desértica, cerrada y sin luces en su molón letrero. El susto me recorrió el cuerpo. ¿Se habrá cancelado? ¿Lo habrán pasado a otra sala? ¿ME HE EQUIVOCADO DE DÍA? Pero después de mirar un par de veces mi entrada y el Facebook de la sala, me tranquilicé. Sí, era el día, y no había mensaje alguno de cancelación. La tranquilidad se transformó en alivio cuando comenzaron a llegar feligreses de los Vulcano y tres hombres con pintas de motero abrieron la sala.

Después de una larga espera el evento comenzó, con bastante retraso, claro. Y me dio pena ver cómo poco más la mitad de la sala se llenó. Aunque los que estuvimos allí lo dimos todo y fue como si el espacio vacío desapareciera. Mejor calidad que cantidad, pensé.

Antes de nuestros aclamados chicos, les tocaba demostrar todo su poderío al trío barcelonés Me and the bees, que se presentaban por primera vez en Sevilla tras su último trabajo Mundo Fatal. Con su pop rock directo y entretenido, empezaron con muy buen pie. Cada canción te hacía más partícipe de la fiesta que estaban montando en el escenario. Hasta que tal fiesta se volvió algo repetitiva y la fórmula comenzó a hacerse un poco pesada, o quizás fueran las ganas del plato fuerte de la noche. Fuera lo que fuese, no decepcionaron en absoluto a un público que probablemente no los conociese con anterioridad. Con un setlist muy completo de diecisietes canciones hicieron un repaso a su discografía (Fuerza Bien y Mundo Fatal) e incluso se atrevieron con nuevos temas no grabados aún. Cumplieron de sobra con su función: dejaron buen sabor de boca y calentaron positivamente los ánimos del personal de la sala. Pero lo bueno venía ahora.

Era el turno de Artur, Albert, Wences y Marc. En el último concierto de la gira de presentación de Novelería (al que dedicamos una buena reseña) debían de dejar el listón alto. Y tanto que lo dejaron. Artur fue el último en salir al escenario tras unos minutos con los demás esperándole. Wences hizo referencia a la ausencia de papel de váter. Dejémoslo ahí.

El momento llegó, Artur se enfundó la guitarra y llegó la explosión sonora. La cosa iba de empalmes, lejos de acciones corporales ocasionadas por lo que estaba pasando en el escenario. Comenzaron presentando a Sevilla su nuevo trabajo, como no podía ser de otra forma, estrenando ‘El Mirlo’, ‘Hasta La Boya Y Volver’ y ‘Pop Y Espiritualidad’, del tirón y sin darnos tregua.

Siguieron con más cortes de su último disco, como ‘Hemos Hecho Cosas’ y ‘80% Agua’, intercalando alguna que otra de sus anteriores trabajos. Fue solo entonces que pararon este frenesí musical para poder respirar, ellos y nosotros. En su pausa, de alrededor de diez minutos, hicieron gala de su humor, entreniéndonos con coñas sobre la nueva residencia de Albert o la famosa Avenida Kansas City de Sevilla.

A partir de ahí dejaron atrás un bloque casi al completo de nuevos temas, para adentrarse en los universos de Principal Primera, Juego Entrópico y Los Peces De Colores. La cosa no había hecho más que comenzar. Hit tras hit, consiguieron poner patas arriba toda la sala, provocando un orgasmo que llegó a su clímax con ‘Dulce Y Ácida’, ‘El Ataque’ y ‘Te Debo Un Baile’.

Después de otra pausa más breve para reponerse del lío que habían montado, siguieron hasta completar un setlist de alrededor de dos horas, con canciones como ‘La Ley De Costas’ y otros tantos temazos. Hicieron el amago de marcharse, pero no coló.

Al volver nos ofrecieron un trato: si nos acercábamos más al escenario, ellos tocarían temas pedidos por peña. Trato hecho. Se pidió de todo: “¡Quiroromanciaaa!” “¡Dinamitaaa!” “¡La Jotaaa”. Pero al final coincidimos en dos y ellos decidieron la última: ‘Sagrada Familia’, ‘El Día De Mañana’ y ‘Predominio Del Sol’. Y fin.

Mi felicidad fue mayor que la de un saco perdices cuando fui a por el vinilo de 7″ del single Pop Y Espiritualidad que me correspondía por haber comprado una de las primeras entradas de la gira. Noche completita.

Estos chicos no decepcionan nunca. Asistir a sus conciertos es apuesta segura. ¿El pero? Solo uno: ¿y si tardan otro lustro en volver?

Crónica de Antonio Tejada

Foto por la banda

Puntuación de los lectores
[Total:0    Promedio:0/5]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.