¿Relevo generacional? La sub 21 del indie

noise nebula 2015En este país, la escena independiente tiene un problema y se llama relevo generacional.

Y no, no es culpa de las bandas, que hay muchas y muy buenas, si se sabe buscar.

Hablo de otros factores que componen el panorama visible. ¿Los festivales? A la hora de programar bandas nacionales, no le echan mucha imaginación. Lo mismo se puede decir de las radios, webs y blogs (nos incluimos, por supuesto).

Más claro: en los últimos años, solo un par de grupos han accedido a esa primera división de bandas que pueden aparecer en cualquier festival y de las que “se habla” en los medios. Sin dar nombres, me refiero a un grupo que suena exactamente igual a otro anterior, y a una banda de 4 tíos bragados, que llevaban en esto de la música cerca de 20 añazos.

Sigo con el “mea culpa” de los medios. Somos demasiado conservadores con las bandas nacionales y en cambio nos tiramos de cabeza al primer hype que nos venden desde fuera, aunque solo hayan sacado un EP (y sin cocinar del todo).

El colmo de esta tendencia es que a Hinds, nuestra última “banda revelación”, súper molona y súper cool, nos la han tenido que descubrir las webs anglosajonas. Ahora todo el mundo hablando de ellas y todos los festivales peleándose por confirmarlas, pero, antes de salir en Pitchfork, ¿quién te hablaba de estas pavas?

En España hay muchos grupos jóvenes de los que hablar y aquí, para empezar, os traemos a tres bandas cuyos miembros no pasan de los 21 años y que no suenan a lo de siempre.

Os presentamos a The Loud Residents, Saint Clementine y Noise Nebula.

No los hemos visto en Pitchfork; de hecho no los hemos visto en ningún blog, ni español ni de fuera.

¿Más elementos en común? Cantan en inglés, no van de la mano de ningún sello y no tienen tiempo para poses. Ojo, no son perfectos y tienen mucho que pulir, que para eso los chavales tienen 20 primaveras. Pero nos molan tanto o más que esas bandas de Brooklyn que tan a menudo ocupan espacio en nuestros medios sin que sepamos muy bien por qué.

Estamos seguros de que hay más bandas como estas, así que os animamos a que nos las presentéis en los comentarios. Prometemos editar el post tantas veces como haga falta para incluir a todas las bandas jóvenes que nos gusten.

Hagamos entre todos una potente selección sub 21.

1. The Loud Residents (Málaga, garage / psicodelia)

The Loud Residents es el nombre de batalla de Sixto, Juan y Manuel, tres chicos cuyas edades van de los dieciocho recién cumplidos a los veinte añitos.

Tienen muy claro qué es el rock y mezclan garage, noise y post-punk con una habilidad indignante. Su primer disco, el homónimo The Loud Residents, salió en 2013 y está compuesto por once cortes impregnados de furia y nervio.

Su sonido es sucio y potente, pero nada casual; se caracteriza por guitarrazos crudos casi omnipresentes, y en el conjunto hace pensar en grandes nombres como Queens Of The Stone Age, The Kinks o Arctic Monkeys. Y eso que el material lo compusieron cuando tenían entre quince y diecisiete años. Casi ná.

En directo son sencillamente brutales, los hemos visto desenvolverse en un acústico y dos eléctricos, uno de los cuales constelado de fallos técnicos, a los que se enfrentaron con una soltura más propia de quien lleva en esto de la música un par de décadas. Les gusta hacer ruido y producir sordera temporal, tienen actitud y, en palabras de grandes expertos, lo petan.

Ahora mismo se encuentran trabajando en un nuevo EP (soplo de última hora: llegará en junio y lo presentarán en el Ojeando, donde compartirán escenario con Airbag, Xoel López o Ángel Stanich entre otros), del que hemos podido escuchar dos adelantos y comprobar que en estos dos años los malagueños han ido explorando sus capacidades, para elegir en qué dirección moverse. Si su primer largo fue rompedor, este nuevo material es nuestra apuesta para la salvación de un panorama indie podrido, rebosante de aburrimiento y frialdad.

Su Bandcamp, de escucha obligatoria. Y para más señas, aquí está su Facebook.

tuit nuevas bandas

2. Saint Clementine (Madrid, pop / shoegaze / post punk)

Por su nombre, estilo y hasta sonido podríamos pensar que es “una de esas bandas” que vienen de Hoboken o un suburbio de Birmingham y que la blogosfera anglosajona nos vende como the next best thing. Pero han salido de aquí, de algún desvencijado local de ensayo de Madrid, tras dar sus primeros pasos en el poco explorado mundo del screamo nacional (véase Please Wait, La Ciencia o Eros + Massacre).

De la mano de estos dos últimos, el trío se dio a conocer al público de la capital este mismo mes de marzo en un bolazo en la Wurli. Pocos estuvieron allí, pero quizá fuera uno de esos momentos en los que, sin que nadie lo espere, nace un movimiento.

¿A qué suena Saint Clementine? Para los viciados oídos de un treintañero, un poco a The Cure y el shoegaze noventero made in UK, un poco a Pixies y los padres del grunge. Ellos niegan esas etiquetas. “Es cierto que nos ha influido la música de esas décadas, entre otras cosas, pero no buscamos un rollo retro a propósito”. Nota del redactor: benditos los tiempos en que el adjetivo retro se usaba para referirse a los 50 y los 60…

Eclecticismo y libertad, por tanto, definen el espíritu con el que han alumbrado su primera obra, un doble EP de 7 pistas, titulado I Wish I Knew What You Did Last Summer.

¿Por qué nos gustan? Por sus distorsiones demoledoras (‘The I Can’t Get Over You Blues’) y sus coros de aires épicos (‘I Believe In You’). Y porque en la pegadiza intro de su single y hit potencial ‘Movie Night’ está la esencia del pop joven pero eterno, espontáneo y sin pretensiones.

La misma naturalidad con la que se enfrentan al problema de hacer una música a priori muy alejada del concepto comercial (“no nos preocupa, seguro que a alguien le gustamos”) o a la ausencia de un ambiente propicio para las nuevas bandas:

“Una banda no depende de una escena, depende de juntarte con amigos o con gente que no conoces prácticamente de nada y tener ganas de tocar y pasarlo bien. En la escena en la que nos movemos, que se podría considerar Emo/Punk, no nos sentimos limitados y tocamos con grupos con un sonido muy diferente al nuestro.”

Pues que esa escena, o la que sea, siga dando frutos como Saint Clementine.

Aquí su Bandcamp y su página en Facebook.

tuit nuevas bandas

3. Noise Nebula (Madrid, shoegaze / noise / dream pop)

De Noise Nebula ya hemos escrito en Bandalismo. Este cuarteto quinteto (según los últimos informes) captó nuestra atención en el ya extinto festival malagueño 101 (otra buena noticia para la música de este país, cojonudo). Por jóvenes y por la maestría con la que jugaban con el sonido shoegaze.

Lejos de copiar sin más las convenciones de My Bloody Valentine, Slowdive o de su otra gran guía espiritual (el noise rock de Sonic Youth), integran sus enseñanzas en un caleidoscopio en el que hay sitio para riffs y melodías mucho más luminosas de lo esperado.

Son quizá los más asentados de la clase. Los dos EPs que nos han dejado hasta ahora, muestran una evolución dentro de una línea clara.

Como nos contaba Roby con motivo del estreno de Hiberna, su segundo trabajo, la voz de Tomás se ha hecho más grave, de la misma manera que ha madurado y se ha completado el sonido de toda la banda.

Ni que decir tiene que, junto con lo próximo de The Loud Residents, su estreno en largo es el álbum nacional que esperamos con más ganas. Si los de la Pitchfork o la NME quieren otra buena banda española, aquí está esperándoles. Que tomen buena nota de su Bandcamp y su Facebook.

tuit nuevas bandas
Foto de portada: Noise Nebula (flickr de albotictac)

Puntuación de los lectores
[Total:9    Promedio:4.1/5]

Recibe en tu correo nuestro pack de descarga con 40 canciones: