Un Sonorama de pata negra

logo_sonorama

La fiesta de presentación del 20 aniversario del Sonorama Ribera nos trae una primera tanda de confirmados entre grandes actuaciones


El Sonorama apuesta por la pata negra. Es el festival patrio por antonomasia y el que se configura siempre en torno a la escena musical de nuestro país, confirmando a grandes artistas y bandas, reconociendo a otras tantas que están a punto de serlo y, sobre todo, apoyando el desarrollo de un nuevo sinfín de horizontes musicales. Así, anticipan este 20 aniversario con un slogan clarísimo: «¿un año sin guiris?». Imagino que las interrogaciones vienen por la inclusión de bandas latinoamericanas (ayer confirmaron a Él Mató A Un Policía Motorizado) y la de alguna que otra «guinda», suponemos internacional-guiri, como reconoció el propio director.

En la fiesta de presentación de la próxima edición, que celebrará el 20 aniversario, pudimos comprobar esa pasión patria y disfrutar en el madrileño Ochoymedio de la actuación de algunos artistas que a la postre descubrimos formarán parte del cartel. También de la revelación de una larga lista de nombres, casi todos nacionales y todos de habla hispana: Leiva, Coque Malla, Iván Ferreiro, Nacho Vegas, Lori Meyers, Kitai, Cápsula «Dreaming with Ziddy Stardust», Antes, Anni B Sweet, Antes, Cosmic Birds, Dinero, Dorian, El Lado Oscuro De La Broca, Él Mató A Un Policía Motorizado, Jimmy Barnatán, Kokoshca, Kuve, Las Odio, Little Jesus, Miguel Campello, Nacho Vegas, Nunatak, Pájaro, Rock Nights, SCR y Villanueva.

cartel-sonorama-ribera-2017

Se suman todos ellos a los que fueron los anfitriones de la noche: Julieta 21, Rusos Blancos, Delafé, Shinova, Sidecars y Amaral.

A los primeros, Julieta 21, ya les hemos prestado atención y aquí podéis leer la entrevista que les hicimos.

Rusos Blancos son una de las revelaciones del año con un estilo algo folk rock que puede recordar al sonido canadiense de The New Pornographers o Broken Social Scene.

No como Delafé, totalmente instituido y dotado de un directo arrebatador y lleno de fuerza, aún sin sus flores azules.

Shinova, por su parte, se postulan de manera más o menos unánime para revelación del año próximo (¿puede ir por ahí una de las recientes pistas del Arenal Sound?) y beben como pueden de las aguas de Bunbury.

Sidecars hacen de reflejo de Leiva y compañía por obligaciones de la genética (vale que su cantante y él son hermanos pero es que tanto la voz como el estilo son imposibles de no relacionar).

Y luego está Amaral, jefa indiscutible del cotarro con lo de siempre: la solvencia que dan tantos años de carretera, tantos acordes, tantas canciones. Qué privilegio poder verla en plenitud pero en chiquitito, no en un showcase, con banda y dándolo todo aunque fuera solo media hora.

El Sonorama ha lanzado una oferta especial para este Black Friday a los primeros 500 abonos y los ha vendido en tres horas. Y viene con la idea fija de consolidar la conquista definitiva de la música «indie» (qué mal uso de esa palabra hacemos en este país) sobre los escenarios y medios habituales. «Vamos a conquistar la radio. No puede ser que la música que se escucha en un país no se escuche en la radio». Amén. Lo estamos consiguiendo.

sonorama-ribera-2017-black-friday

Los abonos siguen disponibles aquí.

Puntuación de los lectores
[Total:0    Promedio:0/5]

About Diego Rubio Méndez

Soliloquísimo. Bowie se me apareció en sueños y no me dijo nada, pero supe que la música iba a ser el camino de mi vida.

View all posts by Diego Rubio Méndez →