“Juego de Tronos”

Repasamos a los artistas que lo petan en EEUU y en todo el mundo. Los ases principales de este “juego de tronos”

anti-tour-rihanna-drake


10. Diplo

Muchos se han peleado por este sitio, pero al final el encargado de cerrar esta particular “lista forbes” ha sido Thomas Wesley Pentz, alias Diplo. Ya había adelantado su éxito y había traído a los charts estilos más tropicales e internacionales como la soca, el dancehall o el moombathon, pero 2015 representó su verdadera explosión.

[youtube id=”nZ6hhdYy3OA”]

Un Midas moderno, convierte en oro todo lo que toca, empezando por la carrera de una artista bastante válida que no había terminado de emerger con la fuerza que merecía: . El ‘Lean On’ que firmaron juntos para el proyecto principal del de Tupelo, Major Lazer, fue seguramente el tema del año y lo copiaron hasta para una campaña de Desigual. Además, se alió con Skrillex para la andadura de Jack Ü, que dio otro hitazo más con Justin Bieber a la voz, y para producir el Purpose del joven canadiense. Una fábrica de hits y todo un reinventor de sonido que seguramente perderá pronto su estancia en este salón pero que de momento la merece más que The Weeknd, Selena Gómez, Muse, Radiohead, Twenty One Pilots o Sia (todos serios postulantes).

[youtube id=”YqeW9_5kURI”]

9. Coldplay

Ya sea por los intermedios de la SuperBowl, por Beyoncé, porque les pongan a parir o porque sigan viviendo con una incontestable dignidad de las rentas de dos discos excepcionales (y no me refiero a Viva La Vida), Coldplay suelen estar siempre en el candelero. Y son los únicos de esta lista que aparecen como banda; en un grupo es muy difícil desarrollar los egos personales, lo cual es favorable, modera ciertos comportamientos esperpénticos.

[youtube id=”YykjpeuMNEk”]

Lo que hacen está siempre bien hecho, bien producido, suena bien, acierta en el plano melódico y ya no arriesga porque se ha acostumbrado a ganar. Se han apoltronado en un trono que les sienta de maravilla y del que será muy difícil bajarles si siguen fabricando alguna canción pop facilona y expansiva de las que tan bien les salen. Y si siguen dando esos macroconciertos gigantes que terminan convertidos en una oda a la luz, al color y al sonido.

[youtube id=”QKcxhQZxvdw”]

8. Adele

Desde Londres, con amor. La simpática dama de Albión lo peta sin aspavientos y sin discusión. Hace shows marcados por la cercanía y por el contacto con el público (el “campechanismo”, que llamamos aquí) y en los que se vale básicamente de su vozarrón descomunal. Ha conquistado EEUU como lo hicieron los Beatles, los Rolling y One Direction. Y el mundo entero. ‘Hello’ es como la Coca-Cola. Aporta el perfil “reina de Inglaterra” a nuestra lista: guiri, majeta, mordaz y enternecedora borrachina.

[youtube id=”YQHsXMglC9A”]

 

7. Calvin Harris

No ha habido año en el que este DJ escocés con pinta de buenorro buenazo no haya aparecido en las listas de DJ’s Magazine. Tampoco ha habido año en el que no halla resultado ser el mejor pagado del mundo (la última vez esta semana). Pero sobre todo, y al menos desde 2011, no ha habido año en el que no hayamos bailado al menos un temazo de Calvin Harris. Faltó Taylor, estarían demasiado ocupados pegándose la vidorra y subiéndola a Instagram, pero por sus mandos han pasado Disciples, Rihanna, Florence Welch, Haim o Ellie Goulding… en lo suyo, el rey.

[youtube id=”kOkQ4T5WO9E”]

 

6. Rihanna

La joven díscola hacía dance europeo cuando Yoncé reinaba apoteósica, y no le importaba mucho su propio mercado, en el que funcionaba sin más. Ahora sí mira a EEUU y entra en los juegos de dominio patrios, así que no deja de tener gracia que ahora venda más que Beyoncé y que le haya “quitado” a su marido. La tía mola, hasta Tame Impala la versiona, sus colaboraciones con Calvin Harris siempre son una garantía y su relación profesional con Drake no deja de suponer pelotazo tras pelotazo. Hasta Obama está rendido a ese “work, work, work, work, work”, y el ‘Too Good’ del nuevo disco del de Toronto es un futuro hit claro.

[youtube id=”HL1UzIK-flA”]

5. Beyoncé

Beyoncé fue reina, es reina y será reina. Es su carácter. Como una Madonna moderna. Ha sido más y menos comercial, ha hecho lo que el mercado quería y lo que a ella le ha dado la gana. Y aunque se sume siempre al carro de las modas algo después que Rihanna, Queen B tiene mejor voz y mejor estilo. He dicho queen casi sin querer. Beyoncé ya es reina, no hace falta que lo diga yo. De reinas es hacer ‘Halo’, anunciar la renovación del soul a trompetazo limpio, reinventarse en clave de trap y hacer limonada de los limones de su matrimonio con Jay-Z.

[youtube id=”_jLLPPdYrRM”]

4. Taylor Swift

La diva del pop sigue manteniendo una elegancia impecable tomada en parte de la pose de la Debbie Harry de Blondie. It-girl, instagramer y envuelta (hasta hace poco) en una de esas parejas de altos vuelos con Calvin Harris, Taylor es la embajadora de la jet-set neoyorkina y vende millones de discos, dos razones que ya de por sí bastan para encumbrarla. También su alma alternativa, dejándose versionar por Ryan Adams, contando entre sus productores a Jack Antonoff (líder de Bleachers y guitarra y compositor de Fun) y a su pareja, Lena Dunham, la ideóloga de Girls, entre sus mejores amigas. Kanye la critica y Kendrick la adora. No necesita más argumentos.

[youtube id=”wyK7YuwUWsU”]

3. Justin Bieber

Llegó, vio y venció. Y le odiamos, todos o casi todos y unos con más o menos razones que otros. Y nos dio excusas para hacerlo destrozando temazos, felicitando en pelotas a su abuela, estrellando Ferraris o colaborando activamente en el desarrollo de ese cruce electro-soulero-rapero-reggetonero que asaltó las pistas de baile post-EDM y que, por fortuna, vinieron Diplo y Drake a detener.

[youtube id=”OmliBRZUxnk”]

Pero el niño, que también es canadiense, tiene muy buenos publicistas. Así que se subió con el productor de Mississippi y Skrillex al carro de los beats tropicales para oponerse de alguna manera a la visión de Drake y su séquito de la música de baile. El resultado es un Purpose con el que Bieber se lanzaba a conquistar el mundo abandonando la vulgaridad del reggetón y dejando varios temazos para el restriegue veraniego. ¿Quién no ha bailado ‘Where Are Ü Now’ ‘What Do You Mean?’? Y este se año se ha prolongado con ‘Cold Wind’ y con el ‘Let Me Love You’ que forma parte del último disco de DJ Snake. Sumas esto a su dominio natural de las redes sociales (qué gran estrategia de marketing borrarse de Instagram) y al culebrón con Selena Gómez y voilá. Al podio de reyes.

[youtube id=”DK_0jXPuIr0″]

2. Drake

También es canadiense (Robyn Scherwatsky estaría orgullosa), y el mismo se sitúa por debajo de Kanye y de Kendrick Lamar. Aunque este último no tenga todavía suficientes controversias abiertas como para aparecer en esta lista. No vamos a negarlo, hay que sucumbir un poco a las excentricidades de la pasta para hacerse verdaderamente famoso; no es divertido un rey al que no se le puede discutir ni criticar nada. Drake adopta una postura más moderada, se presenta como el tímido del grupo y encandila con su cannábica voz autotuneada. Pero sabe lo que se mueve, lo que está de moda, y su adaptación del reggetón más refinado a la cultura americana a través de los recursos del trap le ha hecho merecedor de un puesto de reconocimiento universal. Y un ascenso meteórico. Su ‘Hotline Bling’ lo petó en el pasado ejercicio. ‘One Dance’, este, va para canción del año.

[youtube id=”uxpDa-c-4Mc”]

1. Kanye West

Llegamos a lo alto de la lista con el rey indiscutible, heredero de la corona de Jay-Z desde que este se la entregara en aquel genial Watch The Throne que manufacturaron juntos. “Mira el trono que te dejo, el que te espera”, parece decirle el viejo Midas que un día descubriera a Rihanna o Beyoncé.

[youtube id=”L53gjP-TtGE”]

Su historia se va de las manos tanto que hasta él mismo se consideró en su momento una reencarnación de Jesucristo (aunque Yeezus sea una de las mejores discos de la historia, eso no se lo quita nadie) y ahora se atreve incluso a suplantar al mismísimo Dios. A postularse a la Casa Blanca y a desnudar al que al final postula, Donald Trump. Ocurre en su último vídeo, ‘Famous’, donde también le quita la ropa a Taylor Swift (¿habéis visto? aquí todos están relacionados), esa “puta” a la que Kanye “hizo famosa”. Los hilos de West lo mueven todo, y sus pasos adelante en el rap le dan, en cierta manera, potestad para desvariar a su manera. Que se lo digan a Kim Kardashian.

[youtube id=”p7FCgw_GlWc”]

Puntuación de los lectores
[Total:0    Promedio:0/5]

About Diego Rubio Méndez

Soliloquísimo. Bowie se me apareció en sueños y no me dijo nada, pero supe que la música iba a ser el camino de mi vida.

View all posts by Diego Rubio Méndez →