TOP 100 Mejores Canciones de 2017 (I)

70.

‘Enter Entirely’; Cloud Nothings

Ahora que Will Toledo ha acaparado los focos de ese noise pop de inpiración punk, sonido lo-fi y maneras do it yourself tan propio de adolescentes sin futuro tremendamente preparados, Cloud Nothings maduran a su manera y miran en el tiempo, con más perspectiva, y limpian su sonido y lo hacen más melódico. ‘Enter Entirely’ representa ese depurado a la perfección, pero también retiene la esencia ruidosa y las letras sobre situación personal, éxito, fracaso, sueños rotos… Otro aciertazo de los de Cleveland.


69.

‘Stranger’s Kiss’; Alex Cameron ft. Angel Olsen

Después de lograr dar salida por fin a su debut, Jumping The Shark, el año pasado tras varios de pelea por meter la cabeza en la industria, Alex Cameron ha hecho, parece, el disco limpio y depurado que le hubiera gustado hacer. Fuera lo creepy, la grima ochentera; bienvenida la luz de la década prodigiosa del synth. Alex Cameron hace valer aquel momento en que hasta el heavy se iba por ese camino, refuerza la sonoridad de los ídolos que desfilaban en su debut y deja temazos como este ‘Stranger’s Kiss’ en el que es imposible no pensar en el trabajo en solitario de Brandon Flowers y en el que se acompaña de la preciosa , desgarrada (y tan americana) voz de Angel Olsen para firmar un dueto con Bruce Springteen en la mente y que bien podrían haber cantado en su día Meat Loaf y Bonnie Tyler.


68.

‘Feel It Still’; Portugal. The Man

La canción que ha enamorado a Miley Virus, la que les ha servido a Portugal. The Man para convertirse en superestrellas internacionales y sonar en todas las radios comerciales, incluidos nuestros 40 principales cuyo giro oportunista podemos identificar con ‘Feel It Still’ (ojo, también está sonando, por ejemplo, en las rotaciones de Cadena 100). Una buena canción construida con un punto bailable años 60 que les deja noqueados en la senda de su propia personalidad pero que al menos pone en el mapa a una banda capaz de hacer grandes cosas.


67.

‘Run For Cover’; The Killers

Vuelve a aparecer Brandon Flowers, y es que el último disco de The Killers bebe como nunca del trabajo (bastante bueno, desde luego más que el de los Killers en los últimos años; igual que desdeñado cuando debería seguirse más bien como la verdadera línea continuadora) de su líder en solitario. Podría haberlo vuelto a hacer solo y no hubiera cambiado prácticamente nada, a excepción de los estadios y festivales que ha llenado y va a cansarse de llenar con la banda, y por tanto y sin ser ninguna locura ni ninguna revolución sí es un gran álbum de estética retro y con canciones sólidas de sobra. La que más, sencillos por medio, esta ‘Run For Cover’ espídica que parece sacarse el turbo-metal de Judas Priest para un trayazo ochentero que representa la enésima melodía irreprochable de uno de los mejores cantantes de su generación.


66.

‘Controller’; Hercules & Love Affair ft. Faris Badwan

Quién iba a decir que a Faris Badwan, cantante de The Horrors, le podía sentar tan bien este registro, más cerca de una versión no-muerto de Alex Kapranos y con sensualidad de sobra para comerse un escenario, como no hace con su banda. Tan bien le sienta, tan tan bien, que ‘Controller’ termina resultando el mejor tema de Hercules & Love Affair desde ‘Painted Eyes’ (sí, son más que ‘Blind’, mucho más), eléctrico, lúbrico, de garito turbio de ambiente, con látex, bondage y latigazos. “Use me, is all I want, take all of me, is all I want ‘cause I love what you’re making me do”.


65.

‘Lovers’; Anna of the North

Un bonito descubrimiento el de Anna of the North. Su pop electrónico cálido y de inspiración housera se sitúa en la línea de Halsey o de Lindstrøm, con esa épica contenida y melodías adornadas, pero su gusto por la estética chillwave europea, los colores pasteles o la sonoridad relajada y vaporosa le dotan de una especial sensibilidad.


64.

‘Pink White House’; Priests

Punk y noise pop se dan la mano en el debut de estos californianos implacablemente enérgicos. Su sonido se sigue manteniendo fiel sobre todo al indie pop de guitarras, pero la actitud derrochista es una evidencia cuando se ponen a arrollar a base de líneas machacona e bajó, la voz de Katie Alice Greer, contestaria y poderosa, y unas guitarras afiliadas a la alarma y al riot.


63.

‘In Undertow’; Alvvays

Alvvays han concentrado y depurado todas las virtudes de su debut, las que se entrelazaban a la perfección en ‘Archy Marry Me’. Lo han hecho para un segundo disco limpísimo dentro de su suciedad, una maravilla de noise pop azucarado y soñador que resulta irresistible, como en esta ‘In Undertow’ que cae como una cascada de arcoíris.


62.

‘Weak Education’; Nick Murphy
La personificación del eclecticismo electrónico con el que Nick Murphy ha comenzado la transformación iniciada desde el abandono de su alias Chet Faker. ‘Weak Education’ parte de una guitarra funk y de un ritmo que entronca el deep house con el dub, que se libera con un piano a lo The Rapture y que crece en torno a un músculo invisible, entre lo pop y lo melódico y la pegada mas descarnada.

61.

‘To The Moon And Back’; Fever Ray

Los que esperaran una versión 2.0 de aquella Fever Ray que nos volara la cabeza hace ocho años no la encontrarán en ‘To the Moon and Back’, que pese a que viene acompañada por un vídeo de psych-terror ochentero de ambientación post apocalíptica que sí le encaja, al menos en el plano estético, al proyecto en solitario de Karin Dreijer, la muestra en un registro mucho más pop, más cerca del tragicómico brillo tribal de Shaking the Habitual, la última referencia de The Knife. En cualquier caso, la canción resulta fresca y estimulante. Y, sobre todo, significa el regreso de una de las mejores noticias de la electrónica de los últimos años, aparte de venir a llenar el hueco que ya han empezado a dejar The Knife. Histriónica e histérica, la mitad femenina del vanguardista dúo sueco vuelve a firmar, en un registro totalmente diferente, un temazo. Uno en el que se permite, entre otras cosas, decir “I want to ram my fingers up your pussy”… ahí es nada.

Puntuación de los lectores
[Total:5    Promedio:3/5]

About Diego Rubio Méndez

Soliloquísimo. Bowie se me apareció en sueños y no me dijo nada, pero supe que la música iba a ser el camino de mi vida.

View all posts by Diego Rubio Méndez →