11 Ideal – Agosto 2017

Resultado de imagen de taylor swift look what you made me do gif

Dream Team del fin oficial del verano


Sí. El verano se acabó. Aunque para algunos siga coleando y aunque nos queden todavía un par de festivales que lo que nos recuerdan, más que a la estación estival, es que la música no se para nunca. No se para en verano, no, pero desde luego baja el nivel de los lanzamientos y su frecuencia, sobre todo porque no está el público tan atento y porque parece que las canciones que se publican en estío pertenecen a una especie de universo paralelo, un agujero de gusano que se retroalimenta y tiene por bandera la, digamos, usabilidad solar.

El verano es diferente, la excepción que confirma la regla y un precioso y brillante paréntesis que nos permite reiniciar cuerpo, mente y espíritu para afrontar como es debido la traumática vuelta a la rutina. Para ayudarnos, también, están los nuevos lanzamientos y los conciertos que ya empiezan a marcar la temporada de otoño y que en noviembre alcanzarán la plenitud.

Una vez más, y cerrando agosto, te presentamos nuestro Once Ideal:


Delantera

No hay duda sobre la delantera pues The War on Drugs han demostrado que no es que metan goles. Es que los fabrican. A Deeper Understanding tenía buena pinta por los sencillos, pero al final supera todas las expectativas y se sitúa a la altura de Lost in the Dream, su predecesor, viniendo a suponer una segunda parte o una continuación en fondo y forma que pese a no resultar arriesgada sí es absolutamente comprensible. Y necesaria.

El regreso de Brand New nos cogía un poco desprevenidos, como si de pronto volviera al equipo ese jugador mítico que cayó en una lesión y desde entonces no jugaba. Un par de toques han bastado para que se ganen un sitio que les pertenece por derecho, y es que su retorno no podía ser más acertado, haciendo grandes las virtudes que siempre les han caracterizado y replanteándolas de forma actualizada para no perder un ápice de frescura o de originalidad. Habemus uno de los discos del año.

Por la otra banda atacarán, siempre contundentes, Queens of the Stone Age. Los de Josh Homme, que han incluido ahora en la formación a Jon Theodore —ex Mars Volta— y han contado con Mark Ronson a la producción, han querido seguir en parte la esencia groove de Like Clockwork en este Villains en el que parecen disfrazarse de James Dean o de Travolta en Grease. Y es que a los chicos malos también les gusta bailar, ir regateando rivales con pesada sutileza y sin perder nunca el ritmo. Villains es sucio y suena comprimido, es machacón pero encierra una accesibilidad melódica probablemente sin precedentes que intenta hacer algo diferente sin chocar tanto como pudiera hacerlo Like Clockwork… ¿Que funciona? Son Queens of the Stone Age. ¿Que va perdiendo fuelle según avanza el minutaje, no solo general, sino canción por canción? Quizá Homme debería dejar el contoneo para otros discos más pop en los que colabora —Arctic Monkeys o Iggy Pop— y centrarse en recuperar para los suyos la contundencia y la brutalidad.


Medio

La incisión meditada, la insistencia sutil son las principales armas con las que Grizzly Bear vuelven a los terrenos de juego. Envueltos en una cálida psicodelia y meditabundos y contemplativos como casi siempre, los de Brooklyn han tirado en Painted Ruins más de sintetizadores para potenciar una faceta evocadora que a veces se pierde demasiado en su autocontemplación pero que resulta tan estimulante como de costumbre.

Everything Everything llevan la pelota. Y ni de lejos harán con ella lo que esperas. Y esa es su mejor virtud. Esa y la de seguir siendo capaces de mantenerse firmes en un pop cada vez más desahuciado, contra vientos y mareas, a base de hacer lo que les da la gana. Pueden tirar desde fuera del área y marcar un golazo, tienen disparos directos innegociables, pero lo mejor son sus ruletas, sus vueltas de tuerca y sus caminos largos para llegar a lugares cercanos. Se les ha comparado con alt-J precisamente por eso, por jugar con las melodías y con los sonidos, pero en A Fever Dream les han lavado la cara demostrando cientos de salidas posibles, siendo capaces de incorporar a su ideario, violándolo siniestramente y haciéndolo suyo por el poder del síndrome de Estocolmo, cualquier recurso, género o material posible. Otros que deberían apuntar: Kasabian y Muse. Eran majos.

En el medio defensivo estarán The Killers. Han tardado en salir en el Once este año y probablemente ni la publicación del disco les valga para volver, pero con este ‘Wonderful Wonderful’ lo han clavado. Jugar no van a jugar mucho, se asociarán como puedan y verán como les pasan otros más rápidos, pero tienen la pierna de un Pirlo o de un Lampard y pueden causar estragos con un suspiro como este. Probablemente su mejor canción desde Sam’s Town, distorsionada, de nervio contenido y épica implosiva, con un bajo sucísimo y potentorro y una interpretación hipersexualizada de Brandon Flowers.


Defensa

Beck por fin ha anunciado oficialmente el que será su próximo disco de estudio y que nos mantenía en vilo desde antes del año pasado. Lo ha hecho estrenando el funk bailongo de corte ELO ‘Dear Life’, pero también confirmando que los sencillos previos que nos tenían tan desconcertados estarán incluidos en un trabajo co producido junto a Greg Kurstin y en el que Beck se vuelve a pintar de colores para asaltar la pista de baile.

La banda más prolífica del momento todavía debe dos álbumes más este año. De momento han entregado tres, el más reciente este Sketches of Brunswick East en el que se permiten el lujo, entre tanto kraut freak de Tierra Media espídico, de relajarse y sentarse a contar historias. King Gizzard & The Lizard Wizard, con la inestimable colaboración de Mild High Club —proyecto californiano de soleada psicodelia costera—, echan el freno y se abandonan a una defensa férrea, sólida, a la narración juglar de lo cotidiano y lo popular.

Gran álbum el que se ha marcado Sam Beam en su regreso a Sub Pop, probablemente el mejor de los últimos años de Iron & Wine. Su voz suena como siempre, dura y sincera, enorme sobre una instrumentación que recoge bien el ánimo acústico de sus primeros trabajos pero que no renuncia a los arreglos más floridos y cálidos de su última etapa para firmar un precioso pasaje de folk pleno de brillantes melodías.

Es cierto que King Gizzard se han hecho fuertes por el propio impulso de la naturaleza… su juventud y su frescura les abala, pero John Dwyer no deja que se apague nunca la llama. Sus Thee Oh Sees son paradigma del salvajismo punk, de la psicodelia motórika espídica y de la tormenta de ácido y fuzz y, aunque estén lejos de su mejor momento, en Orc y tras otro pequeño cambio de nombre —ahora son solo Oh Shees— ofrecen ese viaje de guitarras y sintes maníacos que se espera de ellos. Eso sí, ahora son ellos los que toman a los Lizard Wizard de influencia… ironías de la vida.


Portería

No podía ser para otra que para Taylor Swift. Su regreso ha tambaleado el mundo del pop, pero no por ‘Look What You Made Me Do’ en sí misma, un tema excesivamente perdido en sobreproducción y reduplicación de voces, sino más bien por la estrategia mercantilista y por el mensaje ácido que encierra. El primer sencillo de Reputation, con portada al estilo del Controversy de Prince, escenifica la muerte de la vieja Taylor, algo que «ellos» la han obligado a hacer. No solo Katie Perry o Kim y Kanye. También sus ex novios, Calvin Harris y Tom Hiddlestone, o Nicky Minaj o casi cualquiera que se haya atrevido a meterse con Swift en el último año y medio. Taylor ha hecho suya la serpiente con la que pretendían insultarla, se ha hecho fuerte en el contragolpe y ha vuelto a demostrar su visión comercial rentabilizando cada insulto, cada lengua viperina… Le lloverán balones igual que le han llovido y ella los detendrá todos y los usará para asistir a goleadores o para marcar desde su propia portería. Es lo que mejor hace Taylor Swift.


Banquillo

Al frente de las piezas tenemos a Morrissey, que acaba de anunciar nuevo disco. Aunque soñamos desde hace tiempo con que llegue a un acuerdo con Marrs y reactiven The Smiths, nos vale poder volver a disfrutar de este genio de la melodía en otra gira, porque nos cuesta cansarnos de la cantidad de temazos que pueblan su discografía, ya sea en solitario o con la mítica banda británica que definió las bases del indie pop.

Podrá contar con Wiki, que ha lanzado uno de los mejores debuts de rap del año aunque hayamos tenido muy poco tiempo para digerirlo, o con Gordi, que también ha debutado cumpliendo de largo las expectativas que pusimos en ella tras descubrirla en el pasado Primavera Sound. Muy interesantes también el intento más callejero de The Districts o el debut en solitario en media duración de la ex Crystal Castles Alice Glass, una fiebre ácida de electrónica.

Y, sin duda, tres aspirantes casi seguros al Once de septiembre: Mogwai, LCD Soundsystem y The National. Los dos primeros sacan sus discos esta misma noche y nos han hecho la boca agua con adelantos como ‘Eternal Panther’ o ‘Tonite’, respectivamente. Para The National habrá que esperar otra semana más, pero temas como ‘Carin at the Liquor Store’ o ‘Day I Die’ nos mantienen excitados de sobra.

Muy sorprendidos nos ha dejado también el anuncio del nuevo disco de Daughter, una banda sonora para el videojuego Life is Strange: Before the Storm que ha venido con ‘Burn it Down’ como adelanto, quizá el tema más electrónico de la banda hasta la fecha y en el que más se acerca Elena Tonra a Florence Welch.

Alvvays, también a punto de sacar disco, esperan en el banquillo con la excepcional ‘Plimsoll Punks’, igual que lo hace Ariel Pink, que insiste en su evocador pop guitarrero en ‘Feels Like Heaven’.

Y, por último, otros dos singles potentes: ‘Chateau’, el regreso de Angus & Julia Stone más Fleetwood Mac que nunca, ya más synth que folk pero sin renunciar a la sensibilidad, y sobre todo ‘Czech One’ de King Krule. Cuidado con el chico malo de Londres: después de haberle brindado a Mount Kimbie la titularidad del mes pasado con su participación en uno de los temas del año, ha publicado el que esperamos —porque no hay anuncio oficial— sea el primer sencillo de su segundo disco con el nombre de King Krule, un waltz oscuro de siniestro minimalismo en el que se desenvuelve con cadencia barriobajera sobre punk de texturas electrónicas.


Estas y otras novedades del mes de agosto, en nuestra playlist de NEW MUSIC.

Puntuación de los lectores
[Total:0    Promedio:0/5]

About Diego Rubio Méndez

Soliloquísimo. Bowie se me apareció en sueños y no me dijo nada, pero supe que la música iba a ser el camino de mi vida.

View all posts by Diego Rubio Méndez →