Crónica: Benvinguts al viaje a las estrellas de Love of Lesbian

cronica love of lesbian wizink madrid

Un WiZink Center prácticamente lleno sirvió para despedir en Madrid al Poeta Halley, la gira más ambiciosa de Love of Lesbian


Iba a ser un juego de niños. Cerca de catorce mil personas esperaban impacientes el “gran truco final” de Love of Lesbian. La banda catalana se estrenaba en el WiZink Center de Madrid, uno de los ruedos más ambiciosos de España, para poner punto y final a dos años de gira con El Poeta Halley, un trabajo que les ha llevado por todas las salas y festivales de nuestro país. El riesgo era elevado y los nervios previsibles. Pero los motores funcionaron perfectamente y la nave se elevó para rozar el firmamento con solvencia. Un viaje por las estrellas que haría volar y estremecerse al público madrileño.

Luz, magia y sentimiento, mucho sentimiento fueron los grandes protagonistas de este epitafio que se repetirá los próximos 24 y 25 de noviembre en el Sant Jordi Club de Barcelona. Aforo casi completo para disfrutar de una de las bandas más consagradas del indie español que comenzó jugando con sus propias sombras para presentar ‘Cuando No Me Ves’. “¡Buenas noches, Madrid!”, arrancaba un extasiado Santi Balmes, “esto es un encuentro entre amigos”.

cronica love of lesbian wizink center madrid

Ataviado con un sombrero de copa ilustrado con un tercer ojo, reflejo de la capacidad de la banda para ir siempre por delante, el intérprete, convertido sobre el escenario en un gigante cíclope, animaba con cada acorde a su público a ser aquello que siempre soñaron con ser. A su lado: Julián Saldarriaga (guitarras), Ricky Falkner (bajo), Oriol Bonet (batería), Jordi Roig (guitarras) y Dani Ferrer (teclados) y como un soplo de aire fresco los metales que supieron enriquecer a la perfección canciones como ‘Me Amo’, ‘Maniobras De Escapismo’ o ‘Club de Fans de John Boy’, haciendo de esta despedida en un espectáculo único.

De su último trabajo sonaron temas como ‘Bajo el Volcán’, ‘El Yin y el Yen’, ‘Los Males Pasajeros’ o ‘Contraespionaje’, que contó con la complicidad de un “perdido” Coque Malla, que no aparecía en escena. “¡Maldito cabrón!”, le recibió tras dos minutos de espera un angustiado Balmes. Ya repuestos, los dos supieron combinar dos tesituras contrapuestas que hicieron de ‘Contraespionaje’ una canción completamente nueva.

cronica love of lesbian wizink center

Los catalanes se entregaron por completo durante tres horas de concierto que les sirvieron para tocar aquellas canciones que no encuentran espacio en los festivales de rigor. Fue el caso de ‘1999’, ‘La Niña Imantada’, ‘2009’, ‘Oniria e Insomnia’ o ‘Incendios de Nieve’, con la que arrancaron el último de los bises. El sexo, el paso del tiempo, y un repaso por los demonios del hombre tuvieron su espacio también en este final de fiesta que vivió su éxtasis con una lluvia de globos de colores y los guiños a clásicos como ‘Por Qué Te Vas’ de Jeanette, ‘Lobo-hombre en París’ de La Unión o ‘Charlestón’ de Enrique y Ana.

El último resplandor llegó con la implicación abnegada del público, que iluminó el escenario con los flashes de sus cámaras. “Por fin entiendo lo que es el rock & roll”, confesaba el maestro de ceremonias mientras las constelaciones de un nuevo universo destellaban por todo el escenario. Una luna, convertida en bola de espejos, anegaba en luz todo el recinto, ya preparado para un ‘Segundo Asalto’ en el que también sonaron ‘Manifiesto Delirista’, ‘Psiconautas’ o ‘Los toros en la Wii’. Un concierto emotivo en el que no faltaron las reivindicaciones contra la manipulación política y los mensajes de superación que han empapado toda esta gira. Abrazado a la imagen de Serrat, protagonista de la canción que da título a este disco y que recita un soliloquio sobre el amor propio en las pantallas gigantes que acompañan al escenario, Balmes y compañía tuvieron que enjugar sus lágrimas.

cronica love of lesbian wizink madrid

“Ha sido el Poeta Halley más emocionante de nuestras vidas. La vida es muy jodida ahí fuera, a veces el poeta se asusta y no quiere salir, pero si por un rato hemos creado una burbuja y los problemas se han quedado fuera, si hemos conseguido que ese pequeño poeta se haya despertado y diga ‘¡Maldita sea, estaba vivo!’, entonces hemos hecho bien nuestro trabajo, este, el mejor del mundo”, concluía Balmes antes de tocar los últimos acordes de ‘Planeador’. Love of Lesbian se despedían así de un palacio repleto de luz y magia, dejando una estela de polvo de estrellas que sigue brillando todavía y demostrando que a estos “seres únicos” les queda aún mucho universo por recorrer. Convertidos ya en leyendas del aire, sus aficionados les esperan para un tercer asalto, y para un cuarto. Y para los que estén por venir.

cronica love of lesbian wizink madrid

cronica love of lesbian wizink madrid


Fotografías: Miriam Augustin (@miriam_augustin).

Puntuación de los lectores
[Total:3    Promedio:4.7/5]