Crónica Welcome Estrella Levante 2017: Esto sí que fue la gloria

La pasión y la maestría de unas bandas exquisitas fueron la clave del éxito para dejarnos con muy buen sabor de boca en esta esperada cita musical


Ser universitario tiene sus ventajas. Una de ellas, es que te den la bienvenida del curso escolar Viva Suecia, León Benavente y Franz Ferdinand en un concierto multitudinario en el que se juntaron más de 9.000 personas. Y como nadie podía faltar a la ocasión, nosotros no íbamos a ser menos. Déjame contarte cómo ha sido este Welcome Estrella Levante 2017.

Con una puntualidad sueca, ‘Piedad’ hacía temblar a toda la Plaza de Toros de Murcia a las 20:30. Sobre el escenario, Viva Suecia rompiendo el hielo de la noche y haciéndolo pedazos, transformando todo el ansia y espera del público en una introducción más que satisfactoria.

Les llueven las buenas críticas allá por donde pasan —como ya te comentamos cuando hablábamos de ellos en Murcia se revela o tras su paso por el Sonorama Ribera— y el viernes, jugando en casa, la opinión no iba a salir de esa regla. La banda liderada por su cantante Rafa Val entraba pisando fuerte tocando temas de su último disco, Otros Principios Fundamentales (2017), como ‘El Nudo y La Esperanza’ y recordando sus inicios con ‘Los Años’ de su disco debut La Fuerza Mayor (2016)—, la canción con la que todo empezó para ellos.

A pesar de la fuerza con la que comenzaban los suecos, poco a poco iba subiendo la intensidad y entre el público cada vez más caras de felicidad a medida que iban pasando los temas. Después de una semana sin descanso y de intensa promoción por el lanzamiento de la reedición de su segundo trabajo —publicado el pasado mes de marzo—, hay que destacar que no se notó ni un atisbo de cansancio en ellos y que la intención de disfrutar en el escenario y contagiar al receptivo público murciano fue firme en todo momento.

Y entonces llegó uno de los momentos más esperados de la noche. ‘Casi Todo’, una nueva canción que hace dos semanas presentaban con motivo de la reedición del disco —en la cual también se incluyó el tema ‘Ahora Tú’— en formato vinilo 7″. Fue la única de los dos temas nuevos que tocaron en la bienvenida universitaria, aunque el sábado, en el showcase de su firma de discos, nos quitaron esa espinita tocando la balada en acústico. ‘Ahora Tú’ es toda una declaración de amor paternal por parte del bajista del grupo, Jess Fabric, que ha sido padre recientemente. Ellos mismos bromeaban en el acústico sobre que toda la ternura que desprendía el tema había sido fastidiada «saliendo en pelotas en la portada.»

Entrando en la recta final del concierto, la banda agradecía al público de la que es su casa toda la entrega y se preparaba para disparar las últimas canciones, apuntando con los instrumentos que llevaban por arma y llegando a dar de lleno en el éxtasis de los asistentes. Con el primer acorde de ‘A Dónde Ir’ ya se podía escuchar aullar a la plaza entera con sus «uh uh uh uuuuh», o se alzaban entre las cabezas los móviles de aquellos que llamaban a personas importantes que no habían podido asistir al concierto para que escucharan aquel tema en la distancia. Después, tocaba escuchar todo un himno generacional: ‘Bien Por Ti’. Y, por último, el show terminaba de coronarse con un entregado Rafa Val cantando entre el público ‘Hemos Ganado Tiempo’.

Pero con la despedida de Viva Suecia no se iría la intensidad, pues llegaba León Benavente. Si hay algo que tiene esta banda son tablas en el escenario. Son abrumadores, carismáticos… en definitiva, saben cómo cautivar al público a la primera canción. Y más si comienzan su concierto con ‘Tipo D’. 

Puedes medir la efectividad de un grupo de muchas formas, aunque con León Benavente siempre te saldrá el mismo resultado: son increíbles. Pueden gustarte o no, pero hay algo innegable en ellos: hacen lo que quieren, disfrutan de su juego y lo ganan por completo. Ponen sus propias reglas en cada tema y el público las acepta sin dudarlo. Y nosotros encantados, especialmente si el resultado es que interpretan varias canciones pertenecientes a nuestro TOP 10 de la banda.

Y, de repente, tocan ‘California’. El bajo hace que te entre ese no sé qué en el cuerpo que te encanta, el suelo es lava y tus pies se mueven como si no hubiese mañana. Otra opción es que te inviten a la ‘Revolución’, pero a ese nivel que te deja sin palabras. O, sin intermediarios de por medio, te provocan el éxtasis en la piel con su ‘Estado Provisional’.

Aún así,  el momento de la noche llegó acompañado de la energía de ‘Gloria’. De pronto, entre los asistentes se formaban pogos, se invertían todas las fuerzas en un baile y se cantaba como si para los que allí estábamos aquel fuera nuestro último día en la Tierra. Hicimos lo que hacen los perros, perdiendo la consciencia y el control cegados por el instante, por un estribillo energético y por una melodía brillante.

Como era de esperar, ‘Ser Brigada’ bajaría el telón de aquel emocionante espectáculo y los aplausos caerían de forma aplastante sobre los componentes del grupo. El carisma de Abraham era alabado entre las gente. Y es que, sin duda, sus tablas y su comportamiento ante el público formaban parte de esa fórmula adictiva que hace que León Benavente sea lo que es, un monstruo de escenario.

Eran las 23:45. Llegaba Franz Ferdinand con la Plaza de Toros hasta arriba de personas ansiosas por escuchar al cabeza de cartel internacional. El cual entró al escenario seduciéndonos desde el minuto cero a través de ‘No You Girls’. Los más de trece años de carrera de la banda son bastante notorios en la perfecta interpretación de sus temas en directo. El baile está más que servido en sus shows y más cuando su setlist está repleto de canciones tan míticas como ‘Do You Want To’ o la bella ‘Jacqueline’. La primera parte del concierto estaba siendo impecable y, al igual que los saltos de Alex Kapranos, de altura.

Están a punto de sacar nuevos temas y el viernes nos mostraron algunos de ellos, como ‘Lazy Boy’, canción que ya pudimos escuchar aquellos que asistimos hace unos meses al Low Festival —o al DCODE 2017— y que cuenta con las herramientas perfectas para incluirse, otra más, dentro de su lista de emblemáticas. Al igual que ocurre con ‘Always Ascending’ estrenada días antes del concierto—, de la que destacaría una introducción preciosa que llega a recordarnos a las melodías de Queen. Aunque, para mi gusto,  según va avanzando la canción no termina de cautivarme. Supongo que será cuestión de escuchas.

Entrando en la última parte del concierto, el grupo sentaba a todo el público de la Plaza de Toros –recordándonos el mismo gesto que hacía el año pasado The Hives– y los volvía a levantar al ritmo de la música. Finalmente, como era de esperar, terminaba por todo lo alto el show con ‘This Fire’, agradeciendo en castellano los aplausos de los murcianos y todos aquellos que venían desde lejos para ver a la banda.

Los escoceses llevan a sus espaldas el peso de unas expectativas gigantes. Algo que puede ser bueno o malo, según como se mire. Sus numerosos hits son irrefutables y el disfrute de su directo innegable pero, aunque a medida que iba saliendo del recinto escuché mil comentarios engloreciéndolos, personalmente me faltó algo, probablemente relacionado con esas expectativas propias de un concierto de una banda de culto como es Franz Ferdinand.

En definitiva, con uno de los mejores carteles con los que ha contado la bienvenida universitaria en todas sus ediciones, la noche terminaba dejándonos extasiados. Salimos de la Plaza de Toros con la energía y la intensidad de sus bandas aún por nuestros huesos, con una sonrisa por cada rostro y con los ánimos cargados para comenzar otro curso universitario desde cero.


Fotografías: Laura Vidal (@photuve)

Puntuación de los lectores
[Total:4    Promedio:4.8/5]