GRAMMYs 2017

Resumimos la gala en las 9 lecciones que hemos aprendido


1. Chance The Rapper se confirma como una de las joyas de 2016.

El rapero ha conseguido lo que muy pocos con tan poco: alzarse con el Grammy a mejor disco de rap y artista revelación. Pero lo más interesante es que lo ha hecho con un álbum que no es verdaderamente un álbum sino una mixtape, un producto diseñado y pensado para distribuirse vía streaming y sin edición física disponible. O no. Lo más interesante de todo es verle actuar acompañado solamente de un piano y una voz y sentir como una losa cada palabra escupida por su boca. Con rabia, con alma, con sensibilidad, con la yugular henchida. Con fe, que es al final de lo que habla Chance The Rapper en una suerte de libro de salmos de lectura personal.

[arve url=”https://www.youtube.com/watch?v=bkACNqK4P80″ align=”center” maxwidth=”1200″/]

2. Adele ha entrado (merecidamente) en el Olimpo de los Grammy.

La británica ha sido la clara triunfadora de la gala, acaparando la mayoría de los focos y de los premios y convirtiéndose además en el primer artista en lograr los tres gramófonos principales (mejor grabación, mejor disco y mejor canción) en dos ocasiones. Suma ya 12 Grammys y le ha robado el corazón a la industria de forma evidente, pero también a cualquiera.

[arve url=”https://www.youtube.com/watch?v=ae98_tn8zas” align=”center” maxwidth=”1200″/]

Abrió la ceremonia con la canción del año, ‘Hello’, y la cerró recibiendo el premio a disco del año y dedicándoselo a Queen B, la a su parecer verdadera merecedora. Su álbum es, según Adele, una obra monumental y una forma excepcional de entender el alma de su creadora, expuesta y sensible en un ejercicio de empoderamiento para la mujer y para la comunidad afroamericana. El Grammy a mejor grabación lo partió (no sabemos si a propósito o por accidente) para entregarle una mitad a Beyoncé.

[arve url=”https://www.youtube.com/watch?v=lRfRSF_66w8″ align=”center” maxwidth=”1200″/]

Se puso nerviosa mientras interpretaba ‘Fast Love’ a modo de homenaje a George Michael, la detuvo, obligó a repetirla y la sacó con notable y una tremenda ovación. Una muestra más de su enorme talento y de su prístina naturalidad.

3. Beyoncé ha terminado haciendo una limonada millonaria.

LOS ANGELES, CA – FEBRUARY 12: Recording artist Beyonce performs onstage during The 59th GRAMMY Awards at STAPLES Center on February 12, 2017 in Los Angeles, California. (Photo by Kevin Winter/Getty Images for NARAS)

Queen B no triunfó en efecto (tan solo se llevó los Grammys a mejor vídeo por ‘Formation’ y a mejor álbum de urbana contemporánea —WTF?—), pero sí en espíritu. Ya hemos dicho que hasta Adele reconoció que merecía el premio gordo, y es evidente que la crítica en general se ha alineado en favor de un álbum en el que Yoncé exprimía los limones de su matrimonio con Jay-Z, las infidelidades y las traiciones y mostraba una faceta más desnuda y personal, abierta a una cierta experimentación (conseguida de forma muy tibia; es casi más marketing amparado en la enorme lista de colaboradores de altura que figuran en los créditos de los cortes de Lemonade —Jack White, James Blake, Kendrick Lamar…—).

Deslumbró a todos embarazadísima con una actuación apabullante y solemne en la que ejercía de semidiosa, encarnación del poder femenino, sobre un trono que se vencía hacia atrás. No faltaron memes resaltando el parecido con la Virgen del Rocío pero lo que es evidente es que, sin incidir en el aspecto político en el que sí se detiene en Lemonade, consiguió convertirse en estandarte del nuevo feminismo. Pero que no os la cuelen: el que la acompañaba de la mano en la ceremonia era ese del había tenido a bien divorciarse, del que se había liberado para encontrar su fuerza interior. Al final, marketing.

[arve url=”https://www.youtube.com/watch?v=0aCQGwQYUaE” align=”center” maxwidth=”1200″/]

4. Bruno Mars también solea.

El hawaiano se unió a The Time para homenajear al fallecido Prince en una actuación que llegó al límite con ‘Let’s Go Crazy’ y Mars soleando a lo guitar god, demostrando que es un excelente y versátil músico (una faceta que no siempre demuestra en sus trabajos de estudio; es lo que tiene la industria).

[arve url=”https://www.youtube.com/watch?v=RwO790_6R-M” align=”center” maxwidth=”1200″/]

5. “God bless America”.

Hemos comentado alguna vez que en la música de EEUU se está viviendo un enorme ascenso de la espiritualidad. Dios está cada vez más presente como principio y fin en si mismo de las carreras de grandes artistas como Kanye West (que este año se ha quedado sin gramófono), y en esta gala no ha hecho sino confirmarse. Sirva como ejemplo el discurso de Chance The Rapper.

[arve url=”https://www.youtube.com/watch?v=VhjvAQ1JChQ” maxwidth=”1200″/]

6. Lady GaGa coliderando Metallica como reflejo de los desmadres de la industria.

Puede que fuera porque el micrófono de Hetfield estuviera estropeado pero, vaya… el de Hetfield. En una gala tan importante tiene que fallar, precisamente, el micrófono de James Hetfield. Justo cuando está compartiendo la cabeza de su banda, los mastodónticos Metallica, con la reciente triunfadora del intermedio de la Super Bowl, Lady GaGa. Ella está bien, como casi siempre, aunque un poco sobreactuada (como casi siempre) pero que no se oyera al enérgico cantante lastró demasiado un show que quedó más bien en esperpento y pantomima. Como si GaGa parodiase todos los tópicos del heavy metal. Mal gusto.

[arve url=”https://www.youtube.com/watch?v=EviNimQjut8″ align=”center” maxwidth=”1200″/]

7. La industria está cada vez más desconectada de la realidad cultural.

Que David Bowie reciba cinco Grammys en esta quincuagésimo cuarta edición habiendo ganado solo dos en toda su carrera (mejor vídeo por ‘Blue Jean’ y uno honorífico) resulta casi más bien un chiste de mal gusto. Como si solo por su muerte hubiera encontrado relevancia para la industria. Es otro ejemplo más del desatino de unos premios que son tan capaces de encumbrar a St. Vincent, Arcade Fire o Bon Iver en pleno auge de forma como de darle a Beck (al menos a este en vida) un Grammy por un disco postrero sin haber reconocido toda su rompedora y estimulante carrera anterior.

El debate es viejo, y siempre ha habido músicos que denostan los Grammy por su excesiva comercialidad, por ir dirigidos a un público masivo e injustamente tratado como iletrado en esto de la cultura musical. Frank Ocean lo reavivaba rehusando presentar su Blond y colgando un texto en Tumblr en el que entraba al trapo de por qué falló su actuación en los Grammy de 2013 (su show era poco televisivo según los productores) y justificaba su decisión de no participar en el homenaje a Prince hablando de una industria vieja que ha perdido la capacidad de oír a la gente. Pero qué mejor justificación que vender más de un millón de copias sin sello, sin streamings y sin aparecer en los Grammys.

La cuestión es si todavía alguien considera a estos premios algo relevante en el mundo de la música. Podrán usarse de forma oportunista (tal o cuales ganaron ese Grammy aquel año), pero en la práctica nadie considera que premien nada que resulte relevante desde un punto de vista contextual, histórico.

8. Katy Perry canta muy mal.

Bueno… esto lo sabíamos. Pero estábamos un poco emocionados con el fraseo lleno de flow de ‘Chaised To The Rhythm’, aunque fuera seguramente por la influencia incontestable de Sia, autora del tema. Se nos ha pasado rápido, justo después de esta actuación en la que no da, literalmente, ni una nota (si lo hace es pura casualidad).

[arve url=”https://www.youtube.com/watch?v=nhMF0UbYGQ4″ align=”center” maxwidth=”1200″/]

9. Rihanna mola mucho.

LOS ANGELES, CA – FEBRUARY 12: Singer Rihanna during The 59th GRAMMY Awards at STAPLES Center on February 12, 2017 in Los Angeles, California. (Photo by Christopher Polk/Getty Images for NARAS)

No ha ganado nada y estaba nominada para casi todo. En los Grammys; nuestro respeto lo tiene. Y no solo por Anti, discazo probablemente más creativo y mejor concebido que los de Beyoncé y Adele, sino por llevarse una petaca a la gala. Estamos contigo, RiRi; aguantar sin ir colocada las cuatro horas que duran los Grammy es más difícil que llevarse uno.


Otros highlights

The Weeknd ft. Daft Punk: ‘I Feel It Coming’

[arve url=”https://www.youtube.com/watch?v=7LDtLxBASEU” align=”center” maxwidth=”1200″/]

A Tribe Call Quest, Anderson .Paak, Busta Rhymes.

[arve url=”https://www.youtube.com/watch?v=JriwmnjmWIk” align=”center” maxwidth=”1200″/]

Tributo a The Bee Gees.

[arve url=”https://www.youtube.com/watch?v=_iE7RRyDJ-w” align=”center” maxwidth=”1200″/]

Puntuación de los lectores
[Total:0    Promedio:0/5]

About Diego Rubio Méndez

Soliloquísimo. Bowie se me apareció en sueños y no me dijo nada, pero supe que la música iba a ser el camino de mi vida.

View all posts by Diego Rubio Méndez →