Nuestra ruta para el Mad Cool 2017

Con los horarios recién salidos del horno, elaboramos una ruta recomendada. Hay varias… ¿cuál es la tuya?


Ya lo hicimos el año pasado, y este, después de haber visto unos horarios en los que hay, a primera vista, demasiados solapes dolorosos, nos parecía una buena idea hacerlo de nuevo, incluso convertirlo en una sanísima costumbre (tan sana como la de que se siga celebrando el Mad Cool por muchos años). Es indiscutible que los horarios de este año han despertado espinas que iremos analizando, que hay coincidencias de bandas con el mismo público objetivo y algunos momentos bastante descolocados, pero también es indiscutible que si te olvidas de lo que te pierdes te sale un cartel también bastante decente. Así que allá vamos, allá voy. Te propongo mi ruta para el Mad Cool.


Jueves 6 de julio

Empezamos a las 18:30 en el escenario Mondosonoro con el blues pop lleno de rollazo de Nora Norman, y pronto entraremos en materia, a las 19:20 en el escenario Matusalem. Es entonces cuando lo tirarán abajo Warpaint, ese cuarteto femenino arrollador cuyo bajo retumba en el pecho y que han ido evolucionando desde una bruma psicodélica a una arritmia mágica para acabar en una electrónica new wave arty que ha dejado el que es probablemente su tema más radiofónico, ‘New Song’… nosotros no nos olvidamos tampoco de ‘Baby’ o ‘Love Is To Die’. Brutales. Renunciamos por ellas a George Ezra y a The Lumineers.

A las 20:35 renunciamos a Quique González y Los Detectives para dejarnos conquistar una vez más por el rock galopante y saturado de Foals en el Stage 2. Aunque personalmente no me convenciera en absoluto su último trabajo, Holy Fire sigue estando entre mis imprescindibles, y la inmaterialidad certera de algunos de sus mejores temas (‘Inhaler’, ‘Mountain At My Gates’) junto con su irresistible progresividad groove (‘Spanish Sahara’, ‘Late Night’) continúan conquistándome día tras día.

Tendremos que perdernos a Jagwar Ma y a Belle & Sebastian (dolor) para disfrutar del espectáculo completo de los Foo Fighters, cabezas de cartel indiscutibles del festival y esperadísimos por los fans tras haber cancelado su última fecha programada en España, en 2015 en Barcelona, debido al atentado de la sala Bataclan. Será de las 22.15 hasta las 00:45, es decir, dos horas y media de bolo, en el Mad Cool Stage, aunque servidor no promete no fugarse al final y acabar en Belle & Sebastian, que empiezan a las 23:40 en el escenario Matusalem, después de una hora y media de los Foo, que no está nada mal (mi historia personal con Belle & Sebastian es larga y ya se me han escapado cuatro veces seguidas, un récord personal).

A las 00:50 la mejor opción me parece Unkle por aquello de la exclusividad. Es una coincidencia dolorosa, pero a Kurt Vile ya le vi hace un par de años y a Unkle no he tenido el placer. Ojo, quizá en el momento acabe en Kurt Vile & The Violators, que son una pedazo de banda que pasa del folk a la psicodelia y del rock al pop con tremenda y deliciosa facilidad y con exquisito lirismo.

Cerramos la noche apegados a la electrónica, como debe ser, apartándonos de los blanditos Catfish & The Bottleman para ponernos en las manos, primero a las 2:10 en el escenario Matusalem y luego a las 3:10 en el Stage 2, de Trentemøller y de Boys Noize, respectivamente. El primero volverá a presentar en Madrid un Fixion en el que otorga a su darkwave un impulso kraut cercano al post punk que parece situarle en el centro de un triángulo formado por New Order, Savages y Kiasmos; los segundos son siempre infalibles con su techno house revisionista.


Viernes 7 de julio

Abrimos igual que el jueves, a las 18:30, pero esta vez en el escenario Matusalem y sin coincidencias (toma favor), para ver a los murcianos Viva Suecia. Quizá ya no haya discusión sobre su posición este año. Son LA banda. En España y en el circuito indie, ningunos tan bien posicionados como Viva Suecia, pero sobre todo ningunos con una propuesta tan medida para la conquista tanto de crítica como de público. Como ellos mismos cantan, han ganado tiempo, y es que es difícil imaginar cómo ha conseguido esta banda con reminiscencias de Los Planetas, de Supersubmarina, de Izal, de Lori Meyers y de Vetusta Morla (creo que acabo de responderme) hacerse un hueco con tanta fuerza y en tan poco tiempo. Probablemente a las alturas del Mad Cool no necesiten confirmación alguna, si es que la necesitan ahora. El paso a las salas grandes está por llegar, y no creemos que pase de este año.

A las 19:15 en el Stage 2 actúan Peter Bjorn & John e iremos a verles más por curiosidad que por verdadero placer (y por escuchar el mítico tema del silbidito, ‘Young Folks’, hito del indie pop de mediados de los 2000).

Otra decisión difícil a las 20:20 con la coincidencia de Spoon y Rancid. Nos quedamos con Rancid en el escenario Mad Cool, pero porque de todas las bandas de punk rock que asediaron (con pop, de rock nada) los primeros años del nuevo milenio (oleada que pilló muy de cerca a muchos de mis amigos, que llegó a cargarse la banda que teníamos con 15 y que a mi me pilló más centrado en el indie y en el revival del post punk) me quedo con ellos, con su ska afilado y con su hardcore punk irreverente.

¿Decisión difícil? ¿La anterior? Pues a las 21:30 empieza Ryan Adams en el escenario Radio Station y a las 21:40 Alt-j en el Stage 2. Al Mad Cool le han llovido chuzos de punta con este solape, pero para nosotros no es tan dramático. En serio, Ryan Adams no sabes cuándo va a volver; Alt-j todavía nos deben fechas en sala. Si no has visto a Alt-j, que además ha habido muchas más posibilidades en los últimos años, no te preocupes: volverán a presentar en condiciones su tercer trabajo (y si no, todas las quejas a Diego Rubio). Así que nuestra opción es Ryan Adams, aunque a mi se me plantee una duda… ¿vendrá sin banda?

Después está Kodaline, por los que tengo una especial animadversión más allá de la preciosa ‘All I Want’, más después de que la destrozaran en el pasado Dcode, así que iremos directos a ver a Green Day en el escenario Mad Cool a las 23:25. Tampoco soy muy fan, personalmente, así que es probable que al final de su concierto me vaya a ver a Cage The Elephant , a partir de la 1:00 en el escenario Matusalem. O a lo mejor me conquistan… en cualquier caso, un solape duro para los amantes de las guitarras melódicas.

Más dura me parece a mi la coincidencia de las 2:00Slowdive, de regreso con un buen disco, puro shoegaze, en el Stage 2 contra Kiasmos en el escenario Radio Station. Siempre es un placer sumergirse en la nebulosa opresiva de Slowdive, como ya hicimos en el Primavera Sound de 2014, pero lo mío con Kiasmos es más bien irracional, conectan con una parte desconocida y recóndita de mi mente y me hacen levitar sin separar los pies del suelo, casi como en un viaje astral. Así que nos quedamos con la “Oniria” de post techno vaporoso que construyen Ólafur Arnalds y Janus Rasmussen.

Después, en uno de los empalmes más estimulantes de mi festival, los indiscutibles Röyksopp, que llevan 20 años haciendo desde Noruega lo que les da la real gana en el mundo de la electrónica, siempre contundentes y afilados, siempre experimentales y siempre incisivos. Su lista de clásicos es interminable, empezando por la psicodelia espacial de ‘Eple’ hasta el tremendo EP que sacaron con Robyn (a caballo entre el electro futurista y el tech house), pasando por esos dos temazos con Karin Dreijer de Knife Party y Fever Ray: la discotequera ‘This Must Be It’ y la progresión oscura de ‘What Else Is There’. A las 3:20 en el Mad Cool Stage (¿nos vamos de after?).


Sábado 8 de julio

Empezamos a las 18:40 en el escenario Mondosonoro con Fizzy Soup, unos conquenses que se salen del tiesto del folk psicodélico. A lo mejor echamos un ojo a Depedro en el Radio Station, pero la idea es estar puntuales a las 19:45 en el escenario Mad Cool para Wilco, uno de esos colosos del indie rock del que poco queda por decir. Estarán con los coletazos de Schmilco, publicado el año pasado, aunque nosotros preferimos pensar que celebrarán de algún modo el 15 aniversario de Yankee Hotel Foxtrot. Como curiosidad, en la web de la banda (a través de este enlace) puedes votar por la canción que quieres que toquen en cada uno de sus conciertos, incluido el del Mad Cool. Yo ya he pedido ‘Kamera’, pero si echáis un ojo veréis que están dispuestos hasta a tocar ‘Space Oddity’ de David Bowie, que seguramente sería muy mítico.

A las 21.05 asaltarán el escenario Radio Station las oscuras adalides del revival post punk más actual, descendientes malditas de la unión nunca producida entre Ian Curtis y Siouxsie Sioux. Savages llevan uno de los espectáculos más intensos y viscerales del circuito, pura rabia para celebrar en forma de irónica misa negra lo maravilloso del amor y de la vida. Nos vamos a verlas a ellas y lo haríamos cientos de veces, porque son imperdibles.

Y a las 22.10 iremos al Stage 2 a ver a Dinosaur Jr por aquello de la nostalgia y por disfrutar de un concierto entero, aunque el solape que se produce entre Savages y los de Massachusetts también es de los que escuece… habrá que renunciar a Manic Street Preachers.

Los cabezas de cartel de la jornada serán Kings Of Leon, a las 22:55 en el escenario Mad Cool. Aunque nos haya decepcionado un poco Walls, su séptimo disco, y ya le hayamos perdido un poco la esperanza a los hermanos Followill, siempre hay ganas de comprobar el estado de su rock de estadios, o de escuchar en directo ese himno generacional que es ‘Sex On Fire’.

Y renunciaremos convencidos (a ver qué remedio) a Foster The People para ver la que prepara M.I.A. en el escenario Radio Station a partir de las 00:30. Seguramente no dejará indiferente a nadie.

A la 1:40 otra de las coincidencias más traumáticas, sobre todo por la coincidencia de géneros (a grandes rasgos). Personalmente os recomiendo Moderat en el escenario Mad Cool si queréis hacer vuestro festival más perfecto. Son infalibles, un placer para los oídos y para la vista, una caricia sensitiva que araña a flor de piel, un house implosivo que se asienta básicamente en el manejo de las texturas para dar sentido a su intensidad. Pero yo ya les he visto un par de veces con la nueva gira, así que prefiero Junior Boys en el escenario Matusalem, dúo de pop electrónico muy interesante, con un sonido lúbrico, de neón sintético y con pegada inteligente.

Para cerrar, seguramente nos decantemos por el DJ set de Floating Points, a las 3.05 en el escenario Radio Station, en lugar de por el de SBTRKT, aunque nos apetezcan mucho ambos. El NOS Alive se ha llevado premio gordo al respecto, pues tendrá a Sam Shepherd, el cerebrito detrás de Floating Points, en formato de banda completa, pero cuidado con desdeñar su faceta a los platos, pues demuestra siempre una cultura musical apabullante y desempolva temas que van del house primigenio al techno y del dance al ambient con precisión francotiradora. Los temas de su disco debut, el magnífico Elaenia de 2015, están concebidos a modo de sesión, así que no hay discusión alguna. Excepto la que pueda plantear SBTRKT, porque pese a que estamos más acostumbrados a su versión más pop electrónico, esa en la que se acompaña de gente como Little Dragon, Sampha o Jessie Ware, hay que reconocer que la especie de álbum que publicó en 2016, Save Yourself, considerada más bien una compilación aleatoria de esquemas rítmicos y ganchos melódicos desarrollados en distintos momentos de inspiración por Aaron Jerome, tiene más sentido en este formato, y no acompañado de la banda. La máscara la llevará seguro.

Nos vemos en el Mad Cool.


Te recomendamos:

Mad Cool 2017: De himno en himno

Puntuación de los lectores
[Total:0    Promedio:0/5]

About Diego Rubio Méndez

Soliloquísimo. Bowie se me apareció en sueños y no me dijo nada, pero supe que la música iba a ser el camino de mi vida.

View all posts by Diego Rubio Méndez →