20 joyas del Primavera Sound 2017 (I)

Primera entrega de nuestra serie de selecciones imprescindibles del Primavera Sound 2017


La primavera ya está aquí. Ya empieza a asomar el sol, los festivales han cerrado la práctica totalidad de los carteles (algunos ya han colgado incluso el sold-out) y la mayoría ya tenéis seguramente imaginado en vuestra cabeza como será ese momento mágico en el que veréis a una de vuestras bandas favoritas. Porque seguro que alguna habrá entre toda la enorme oferta que se nos presenta este año. Unos seréis más de Arcade Fire, otros de los Killers o de los Foo, otros de The Weeknd y otros de Depeche Mode, y seguramente muchos estéis deseando ver lo que han preparado The xx para este año.

En el caso del todopoderoso Primavera Sound, que da el pistoletazo oficial a la temporada de festivales en nuestro país (y prácticamente en Europa; muchas giras empiezan allí, como este año la de Bon Iver) y que este año vuelve a presentar un cartel de vanguardia en el que conviven todos los estilos, desde el nuevo RnB de Miguel o Solange hasta la world music de Elsa Soarez, pasando por el metal (Slayer y, sobre todo, los franceses Gojira, arrolladores, una de las mejores bandas de su género), la electrónica y el pop más sibarita.

Sus cabezas de cartel necesitan poca presentación. Entre los infalibles Arcade Fire, que además vendrán presentando disco y nuevo espectáculo, el lujazo de Frank Ocean, que se prodiga poco o nada a este lado del charco, y Bon Iver, que levantará su descomunal tercer trabajo con un evidente paso adelante en cuanto a composición del directo, forman un triplete mágico por su radiografía del momento. Pero solo son la punta de lanza de tres jornadas por las que también pasarán artistas de la talla de The xx, Flying Lotus o Aphex Twin, tres de los mejores nombres de electrónica que cualquier festival pudiera programar.

No nos olvidamos tampoco de los Magnetic Fields de Broken Social Scene o de Skepta. Pero no es momento ahora de repasar cada uno de los gigantes nombres que aparecen en el póster. Preferimos rebuscar entre su parte media-baja para sacar veinte artistas que ejercerían a su manera de cabeza de cartel en el festival de gusto exquisito que es la letra pequeña del Primavera Sound.


1. Alex Cameron

Auditori Rockdelux; sábado 3, 21:00 h.
Coincide con: el final de Angel Olsen y gran parte de Metronomy o Teenage Fanclub

Desde Australia, Alex Cameron consiguió situar su trabajo en el mapa el pasado año gracias a fichar por Secretly Canadian, que relanzó un Jumping The Shark al que el músico llevaba tratando de dar salida desde más o menos 2014. Con una pose de crooner moderno, como la que puede adoptar Ariel Pink, se presenta en directo acompañado únicamente de su mejor amigo, el saxofonista Roy Molloy, y desgranando, apoyado fundamentalmente en su actitud, un sonido creepy y oscuro que maneja muy bien y siempre desde un ángulo minimalista y electrónico el equilibrio entre referencias tan gigantes y dispares como el Bruce Springsteen de Born In The USA, el Will Butler de ‘Anna’ y Moderat. O hasta Nick Cave.


2. Priests

Escenario Pitchfork; viernes 2, 4:00 h / Sala Seat; sábado 3; 15:40 h.
Coincide con: el viernes con el primer rato de Talaboman y el sábado con The Magnetic Fields.

El cuarteto de Washington trae un sonido oscuro y marcial que retrotrae a los primeros coletazos del punk inglés, a grupos como Joy Division y Siouxsie & The Banshees, y que se distancia de Savages por irse menos a lo arty y sí más a lo concreto, a lo sucio, a lo decadente de los pubs, antros y garitos donde parecen encontrar Priests su hábitat natural. El sello que les edita habla por sí solo: Dischord Records, los responsables de discos de Fugazi o Minor Threat, y de otros puntales del hardcore. Desde luego, Nothing Feels Natural es uno de los discos más estimulantes de lo que llevamos de año, y destaca sobre todo por encontrar dentro de tanta reivindicación y tanto ruido una vívida llama pop.


3. Operators

Escenario Pitchfork; viernes 2, 1:55 h.
Coincide con: Run The Jewels y Front 242.

Dan Boeckner (de Wolf Parade y Handsome Furs) demuestra su inquietud en este proyecto paralelo cuyo debut, Blue Wave, representa uno de los mejores y más inspirados ejemplos del nuevo revival del synth pop de los ochenta, en la línea de Future Islands. Triunfaron en el pasado Primavera Club con un espectáculo que cruza a LCD Soundsystem con Primal Scream y a New Order con los primerísimos Killers, y que recupera el histrionismo paranoide de la década dorada del pop electrónico. Una deliciosa new wave mecida por una marea de sintetizadores.


4. Mitski

Escenario Pitchfork; viernes 2, 19:15 h.
Concide con: Whitney, Sinkane y The Radio Dept. en la que puede ser la peor encrucijada del festival.

El eclecticismo puede ser una de las claves más importantes del trabajo de esta japonesa asentada en Nueva York. Un sincretismo de influencias sutil que se enmascara de folk rock pero que viene recubierto de un envoltorio lo fi y que recurre a discretos elementos electrónicos y a estallidos de épica incendiaria, a guitarras abrasivas y a saxos melancólicos, a todos los elementos que Mitski necesite para expresarse de una manera abierta y descarnada.


5. Whitney

Escenario Heineken; viernes 2, 18:50 h
Coincide con: los arranques de Mitski, Sinkane y The Radio Dept.

Los californianos Whitney suponen un soplo de aire fresco para el tan manidísimo indie pop al recuperar su esencia clásica desde un inteligente revisionismo. Su sonido suave y aterciopelado, tan cheesy, tan jazzy y tan chill, se ha convertido en uno de los principales hitos del pop internacional, con reminiscencias de The Band o los Beach Boys y les ha valido, entre todo el reconocimiento mundial, una contundente victoria en el Primavera Club. Sus fundadores no son del todo desconocidos: Max Kakacek, ex guitarrista de Smith Westerns, y Julien Ehrlich, batería de Unknown Mortal Orchestra.


6. Kelly Lee Owens

Escenario Bacardí Live; sábado 3, 21:45 h
Coincide con: Metronomy y Teenage Fanclub.

La británica dio sus primeros pasos en la música al bajo de The History Of Apple Pie, una banda tutelada por XL Recordings, y fue durante esos años cuando conoció a Daniel Avery y Ghost Culture, dos valores fundamentales de la nueva oleada de techno de las islas. Su influencia es evidente en el debut homónimo de Kelly Lee Owens, que tiene cierta querencia por el acid techno y ritmos más secantes, pero no es sino una forma de hacer más concretas sus aspiraciones oníricas y vaporosas. Son estas las que dan verdadero sentido a su propuesta, más intimista, oscura y vampírica, muy en consonancia con el último álbum de una Jenny Hval que no sorprende colaborando en algunos temas de Kelly Lee Owens. Una purpurina mágica que hipnotiza al que la contempla bajo las brumas de un antro oscuro, que refleja su sombra espectral en las paredes de la sala, cada vez más desplomadas sobre las cabezas inertes que han abandonado su conciencia por el ritmo.


7. Badbadnotgood

Escenario Pitchfork; jueves 1, 22:35
Coincide con: (oh! cruel destino) Bon Iver. También con The Afghan Whigs pero… Bon Iver.

Es bastante excitante la presencia de este cuarteto de jazz de Toronto en un Primavera Sound en el que circularán gente como Flying Lotus o Frank Ocean teniendo en cuenta que cuando tocaron en Coachella en 2012 lo hicieron en forma de residencia (con hasta 6 bolos) y como banda de apoyo del propio Ocean. Badbadnotgood empezaron su andadura (como trío) en 2010 estudiando jazz en el Humber College y desde el principio demostraron su pasión por el hip hop, cruzando con absoluta libertad y frescura ambos géneros y saltando a la luz después de que Tyler, The Creator compartiera con admiración una sesión inspirada en su banda, Odd Future, que subieron a YouTube. Seis años después, han ido refinando su propuesta, incorporando elementos que siempre suman y nunca restan y acumulando colaboraciones con puntales del hip hop, además de abriendo cada vez más su abanico estético.


8. Kevin Morby

Escenario Heineken; jueves 1, 18:00 h
Coincide con: Jens Lekman y el final de Cymbals Eat Guitars

Singing Saw es el primer álbum de Kevin Morby con Dead Oceans después de abandonar definitivamente el sello de Woods, la banda para la que tocaba el bajo, y al que seguía fuertemente ligado: Woodsist. El de Texas lo compuso después de una intensa época de búsqueda personal, ya asentado definitivamente en Los Ángeles, y tiene un gran componente de observación lírica, de banda sonora de la soledad más contemplativa. En él Morby se acerca por primera vez a la expresión certera y personal de sus inquietudes musicales, logrando un sonido clásico de folk rock que pretende emular a los grandes trovadores (las raíces de Dylan o la oscuridad narrativa de Leonard Cohen) pero que sabe incendiarse con un barroquismo pop que recuerda a The New Pornographers o Arcade Fire.

Además, acaba de anunciar la “contraparte” de Singing Saw, un City Music que verá la luz el 16 de junio también bajo el sello Dead Oceans y del que ya hay primer adelanto, ‘Come To Me Now’ (para el que Morby utilizó un órgano del siglo XIX). El artista lo describe como una carta de amor a todas esas ciudades de las que no puede deshacerse, que están dentro de él, y suponemos mirará a todos años los de transición del artista hasta llegar a L.A. con unos ojos más íntimos y reflexivos.


9. Sampha

Escenario Ray-Ban; viernes 2, 20:25 h
Coincide con: The Magnetic Fields, Shellac y primera mitad de Mac Demarco.

Desde que editara Sundanza, su primer EP, con Young Turks en 2010, Sampha ha ido ganando exposición y convirtiéndose en uno de los artistas más estimulantes y representativos del nuevo RnB y soul británico que se derivó de toda la escena UK garage, coleccionando comparaciones con nada menos que Otis Redding y James Blake. También recolectó colaboraciones con músicos de primer nivel como SBTRKT, Jessie Ware, Katy B, Drake, FKA Twigs, Solange, Kanye West y Frank Ocean, todo para ir dando forma a un debut que llegó a principios de 2017 y que se ha convertido en uno de los favoritísimos de la redacción. En Process, Sampha da forma por fin a todo su trayecto por la música en un producto en el que la tensión se alterna con la calma y que repta por todas las sombras a las que ha tenido que hacer frente su autor, especialmente el diagnóstico de cáncer a su madre (teniendo en cuenta que además su padre murió de cáncer cuando era pequeño). Con él, además, Sampha afronta su primer tour en solitario. Nosotros ya le dedicamos un Promesas.


10. Noga Erez

Escenario Bacardí Live; sábado 3, 18:30 h
Coincide con: Agorazein y el principio de Pond.

Esta joven de Tel Aviv, compositora, teclista, percusionista y productora, se declara admiradora de Kendrick Lamar y describe su música como una experiencia agria, que despierta emociones mientras duele en el fondo (como puedes comprobar en la entrevista que le hicimos en el contexto del pasado Primavera Pro, una prueba más de que el gigante barcelonés va testando sus artistas, cocinando a fuego lento su cartel de años futuros para estar completamente seguro de su refutada calidad, de su sello indiscutible). Transita por todos los terrenos del electro pop de vanguardia, desde los más reposados y latentes hasta los más ácidos e histriónicos, y juega siempre a experimentar con los sonidos sintéticos y electrónicos, cruzando con desparpajo a MIA con Björk y dándole a todo su sonido una cadencia psicodélica, caleidoscópica y multicolor que la hace verdaderamente adictiva.


Continúa aquí.

Puntuación de los lectores
[Total:5    Promedio:3.4/5]

About Diego Rubio Méndez

Soliloquísimo. Bowie se me apareció en sueños y no me dijo nada, pero supe que la música iba a ser el camino de mi vida.

View all posts by Diego Rubio Méndez →