5 razones para no perderte el Tomavistas

Tomavistas Festival vuelve a la capital con su cartel más ambicioso


Tras el parón de 2015 que vino después de una primera edición irregular en 2014, el Tomavistas Festival encontró su lugar ideal en el Parque Enrique Tierno Galván de la capital madrileña, tras el Planetario, para celebrar una exitosa edición de retorno amparada en dos cabezas internacionales como son The Wedding Present y A Place to Bury Strangers. El éxito de entonces se ha tomado con calma y este año se presenta un cartel que da un inteligente y moderado paso adelante, refinando y ampliando su propuesta internacional, dotándola de una mayor dimensión de actualidad y riesgo, y manteniéndose firme en la idea de ofrecer una propuesta nacional estimulante y preciosista que alterne los nombres conocidos con grandes valores a descubrir. Pero lo más importante es que asienta las bases para una sólida continuidad, demostrando que este es un festival con vistas. Estas son las razones por las que no debes perderte el próximo Tomavistas, especialmente si resides en Madrid:

1. Goldfrapp

GOLDFRAPP. Con mayúsculas. El dúo londinense formado por Alison Goldfrapp y Will Gregory regresa a España para presentar su recién estrenado séptimo disco de estudio, Silver Eyes, después de varios años sin aparecer por aquí: su último concierto queda ya bastante lejos, en La Riviera en 2010; la gira de Tales of Us no hizo parada en España.

En él regresan en parte al alma bailable de Black Cherry, pero realmente adoptan la postura quizá más aristotélica de su carrera, encontrando con más intención el equilibrio entre su lado discotequero y su lado reflexivo, oscurantista y brumoso. Muy importante en este sentido parece antojarse la participación de The Haxan Cloak en la masterización final, probablemente el encargado de ese sonido opresivo y ominoso, de ese rugido electrónico susurrado y cansado que crece más desde sus propias sombras (Alison acudió a él para que le diera algo parecido a lo que quiera que le diera al Vulnicura de Björk).

¿Más razones? Que a parte de temas nuevos enormes como ‘Become The One’ (con algo de los últimos Röyksopp), ‘Ocean’ y su oscura y ominosa progresión sintética que la hace pasar por una Madonna maldita, ‘Moon In Your Mouth’ (¿Björk qué?) o el sencillo más canónico ‘Anymore’, escucharemos en el Tierno viejos TEMAZOS: ‘Lovely Head’, ‘Train’, ‘Dreaming’, ‘Number One’, ‘Black Cherry’ o la incombustible ‘Ooh La La’.


2. Hercules & Love Affair

Cualquier presentación del proyecto de disco y dance punk del DJ Andy Butler merece especial atención. En primer lugar porque son una banda del sello DFA, el de James Murphy, que es sinónimo de fiestón. En segundo lugar por lo espectacular de su directo, muscular, elegante, pasional, apoteósico y excitante (suele dividirse en dos partes, una más seria y marcial, que mezcla con descaro el dance punk con el techno y con el deep house, y otra más alocada y desatada, abandonada a la plasticidad rítmica del disco). Tercero por ser gente comprometida con la libertad sexual que, amparándose en el disco, defienden a muerte al colectivo LGTB; sus cantantes son Rouge Mary, una poderosa drag queen, y Gustaph, virtuosa voz masculina con timbre de mujer. Y cuarto por un temarraco como ‘Blind’, ese que nos recuerda que en sus momentos iniciales contaban a Anohni (entonces Antony Hegarty) entre sus vocalistas. Poco más que añadir, aparte de que presentarán un disco del que ya hay primer adelanto, ‘Controller’.


3. Una letra pequeña forjada a base de buen gusto nacional

Cala Vento, PAVVLA, Atención Tsunami, Cómo Vivir En El Campo, Morgan, Baywaves, Holy Bouncer, Las Odio, Mourn, Kokoshca, Rural Zombies… Entre la enorme oferta de grupos patrios que despliegan todos los festivales, el Tomavistas apuesta por una cuidada selección en la que destacan joyas de corto recorrido como los barceloneses Cala Vento o PAVVLA, valores en la plataforma de despegue como Baywaves o Holy Bouncer, grupos más consolidados de la nueva hornada como CVEEC o Mourn o auténticas revelaciones como Atención Tsunami y los recomendadísimos y sedosamente abrasivos Kokoshca.


4. ¿Que no te ha convencido? Pues también tienes a Suuns, Lori Meyers, Temples, León Benavente, L.A…

El cartel es, sin duda y como ya he dicho antes, el más ambicioso de estas tres ediciones que lleva el festival, el que confirma que la propuesta pretende ir para largo. Además de todo lo apuntado arriba, estarán en Madrid los internacionales Temples, con nuevo disco, uno de los mejores valores de la nueva psicodelia; The Horrors, representantes del post punk revival más onírico; Suuns, oscuros y difícilmente clasificables, con paralelismos con la versión ruidista de Arcade Fire, un verdadero puntazo de la programación; Jeremy Jay, cantautor indie que se estrena este año con El Segell del Primavera Sound, y The Big Moon, cuarteto femenino de indie rock británico con aires de Wolf Alice, Public Acces T.V. o Sunflower Beam.

En cuanto a la pata negra, grandes nombres de actualidad como L.A, que presentará King Of Beasts, su nuevo trabajo; Lori Meyers, en plena espiral (¿cuántas veces vamos a hacer este chascarrillo?); León Benavente, mejor disco nacional 2016 para Bandalismo y con flamante nuevo EP, En la Selva; The New Raemon & McEnroe, que convocan lluvia y truenos emocionales en su disco conjunto; Enric Montefusco, con Meridiana, su primer intento en solitario tras la disolución de Standstill; Egon Soda, el grupo del que fuera también miembro original de Standstill Ricky Falkner (¿y lo que molaría verles juntos de nuevo? ambos tocan el domingo…); Polock, con su magnífico Magnetic Overload recién salido del horno, y los clásicos Airbag y Delorean, cada uno a lo suyo (los unos al glam y los otros al gloss).

¡Ah! Y C. Tangana, cabeza de cartel en si mismo. Él hará de anfitrión para los chikos (y chikas) de Madriz.


5. Madrid. ¿Eres de Madrid? ¿En serio todavía tienes dudas?

Los que llevamos varios años quejándonos de la ausencia de festivales en Madrid estamos empezando a ver cumplidos nuestros sueños más lúbricos, esos en los que todavía sigue celebrándose el Summercase. Así que si vives en Madrid (da igual si eres de aquí o no porque esta maravillosa ciudad te absorberá igual), probablemente no tengas otro plan mejor para el fin de semana del 19 al 21 de mayo que ir al Tomavistas. Una manera perfecta, además, de dar el pistoletazo de salida a la temporada de festivales. Este año no hay que moverse mucho de casa: también tenemos el Madcool y el Dcode. ¿Qué más se puede pedir? ¿Un abono anual válido para todos que funcione como una especie de bonoparques musical? Tiempo al tiempo…

De momento, en serio… todos al Tomavistas.


Los abonos, así como más información, puedes conseguirlos a través del enlace a un precio de 65€ + gastos. Las entradas de día cuestan 40€ + gastos para el viernes y el sábado y 35€ + gastos para el domingo.

Puntuación de los lectores
[Total:1    Promedio:5/5]

About Diego Rubio Méndez

Soliloquísimo. Bowie se me apareció en sueños y no me dijo nada, pero supe que la música iba a ser el camino de mi vida.

View all posts by Diego Rubio Méndez →