Crónica: El banquete de Nada Surf

Nada Surf sopló las últimas velas de su aniversario en A Coruña


Tras ese intento de concierto de Viva Suecia que vivimos hace un par de meses, había ganas de resarcirse y quitarse ese mal sabor de boca. Y qué mejor forma era de hacerlo que pasar una noche con Nada Surf en la —por fin— reabierta sala Inn Club de A Coruña.

Una sala que se reabrió a principios de año que cumple con las expectativas de un recinto que pretende albergar grandes conciertos a los niveles técnicos que merecen: situación céntrica, un aforo bastante adecuado, sonido y acústica aceptables, decoración llamativa y buena visibilidad, un escenario amplio… así se podría resumir las características de esta «nueva» sala en la ciudad gallega. 

Lo cierto es que, aunque su capacidad sea de unas 400-500 personas y no llegue a ser un recinto multitudinario, sí que puede cumplir correctamente esa labor de registrar y albergar eventos. Estos especialmente orientados y con una clara apuesta hacia esos artistas indie mainstream que reinan en el panorama nacional.

Respecto al concierto. En primer lugar he de reconocer que soy seguidor de la banda desde sus comienzos —gracias a la recomendación de Tito Lesende—con ese debut High/Low (1996). Un trabajo que llegó a alcanzar el puesto número 11 en la lista Billboard americana y que, en países como Francia, fue todo un éxito. Sin dudas, ese single titulado ‘Popular’ ayudó a su repercusión a nivel mundial.

Pero la realidad es que los años han pasado, como denotaba la media de edad del público —que rondó entre los 30 y 40 años—, en el que a plena vista se podía apreciar la expectación creada por este aniversario. Aumentada, todavía más, por ese reciente tributo titulado Tu aura brilla más: Nada Surf.

Proyecto en el que bandas como Viva Suecia, Rufus T. Firefly, Lori Meyers o los Niños Mutantes, entre otros, repasan Let Go (2002) con versiones castellanizadas de los temas que lo componen. Una nueva muestra de pleitesía hacia esta banda americana.

Y es que Nada Surf es una banda querida. Cae bien, honesta, auténtica y que siempre ha estado ahí. Muy cercana a nuestro país, lo que se traduce en una fuerte amistad con diferentes músicos españoles como algunos miembros de Los Planetas o Los Enemigos y un gran respaldo desde las emisoras alternativas nacionales. Algo que tampoco soprende, ya que su bajista —Daniel Lorca— nació en la capital.

Especialmente vinculados a las tierras gallegas, como demuestra y explica el por qué de que una de las fechas de ese aniversario haya sido en A Coruña. De hecho, la discográfica viguesa Ernie Records es la que se encarga de su distribución en España.

Cuarta vez que veía a Nada Surf en directo, siendo la última ocasión su concierto en el festival Portamérica 2014 y con la atracción generada por la conmemoración de uno de nuestros discos favoritos. Una llamada a la que la gente de A Coruña acudió, ya que la sala estaba hasta los topes y si no se produjo el sold out, poco faltó. Eso sí, un público conformado casi únicamente por seguidores de esa escena alternativa de los 90 tan de moda últimamente.

En cuanto al escenario, todo su fondo estaba formado por espejos cóncavos que resultaron sencillos pero muy efectivos acompañando y generando diferentes juegos de luces, lo que derivó en un concierto espectacularmente vestido durante toda su duración. Y es que éste se dividió en dos partes e incluso hubo hasta descanso de quince minutos.

A las 23:15 comenzaban con Mathew Caws, acústica en mano, acompañado tan sólo de las voces del resto del grupo para abrir con ‘Blizzard of 77’. Así fue el inicio del desgranamiento, durante poco más de una hora, de Let Go de principio a fin.

Todo ello con Mathew interactuando constantemente con el público y Daniel Lorca contando diferentes anécdotas e historias detrás de las canciones. Y acompañados por un quinto músico que se encargó principalmente de los teclados y sintetizadores.

Una a una fueron cayendo: la preciosa ‘Inside Of Love’ —uno de sus mejores temas para un servidor— la fuerza y melodía cautivadora de ‘Hi Speed Soul’, la fragilidad de ‘Blonde On Blonde’… y así hasta finalizar el repaso con ‘Paper Boats’, una canción tan intensa como sentimental.

Llegó una breve pausa de unos quince minutos. Después, arrancó una selección de «grandes éxitos» que recorrió toda la discografía de la banda. Temas como ‘Amateur’, ‘Always Love’, ‘Blankest Year’, ‘See These Bones’… e incluso sorprendieron con una cover del mítico ‘Love Will Tear Us Apart’ de Joy Division intercalado en el medio ‘Stalemate’ de su High/Low.

Aunque, ahora es cuando viene la pega, algunos echamos en falta temas como ‘Hyperspace’ de The Proximity Effect (1998) e incluso hubo que esperar a los bises para escuchar ‘Popular’, siendo esta aclamada totalmente por el público.

Un total de 24 temas fueron los que sonaron a lo largo de un poco más de dos horas de auténtico banquete para sus seguidores. Por poner algún pero, hay que hacer referencia a esos momentos en los que bajan un poco el ritmo con demasiado medio tiempo continuado.

Algo lógico si tenemos en cuenta la duración del concierto, eso sí. Aún así, ese hecho no afectó a un buen concierto de una banda que muchos se extrañarán de la repercusión de este aniversario. Pero es que Nada Surf tienen —y mantienen— muchas cosas que hacen que se les tenga cariño: amabilidad, cercanía, profesionalidad, un cancionero de lo más variado, honestidad y verdadero poso underground. Como se dice en Galicia, ¡qué riquiños son!

Puntuación de los lectores
[Total:1    Promedio:5/5]