El año de… Jorja Smith

jorja smith soul

El futuro del soul británico tiene nombre propio: Jorja Smith


Antes de que su familia se mudara a Walsall, un pueblo cerca de Birmingham en el epicentro de las Midland Occidentales británicas, vivían en la efervescencia londinense. Su madre se dedicaba a la joyería artesanal y su padre cantaba en 2nd Naicha, una banda de neo soul que integraba sonidos caribeños, el reggae, el dub, el soul o la samba, y su influencia fue fundamental para que la joven Jorja Smith creciera sumergida en la música, manteniendo con ella un vívido contacto. Cuenta a The Fader que cuando su padre la oyó cantar ‘Silent Night’ en una iglesia quedó tan impresionado que la animó a aprender a tocar el piano.

Con 8 años la joven Jorja ya cantaba en el grupo escolar OGHORSE, con 11 había escrito un buen puñado de canciones y pronto ganaría una beca para estudiar música en la escuela superior local. Eligió el oboe como instrumento y tomó clases profesionales de canto, y fue puliendo el diamante en bruto que alojaba en su garganta.

Con 15 años un amigo la grabó cantando el hit de Alex Clark ‘Too Close’ y lo colgó en Youtube, y el vídeo se viralizó en su instituto… y en Inglaterra. Porque pronto vinieron los productores de la agencia FAMM de Londres ha reclamarla. Jorja Smith tenía la voz, esa mezcla racial y pasional entre Missy Elliot y Amy Winehouse, esa negritud soul británica como cansada y jamaicana, pero también tenía las canciones y tenía la actitud.

Después de graduarse se mudó a Londres y se encerró en su casa a escribir, a beber y a beber influencias. A stalkear Tumblr en busca de inspiración y a devorar películas de Wong Kar Wai, un obsesionado del color y su resonancia y significancia emocional. En 2016, por fin y con tan solo 18 años, lanzó su primer sencillo, la espectacular ‘Blue Lights’, una canción inspirada en las sirenas de policía que amenazaban ciertos eventos culturales cuando se rumoreaba que habían acudido a ellos demasiados negros y que toma el estribillo del ‘Sirens’ de Dizzie Rascal. La escribió volviendo a casa en Walsall, y cuenta a i·D Vice que la ciudad donde creció siempre será fundamental en su forma de observar. De ahí es de donde Jorja Smith obtiene las historias, de la observación sincera del alrededor.

El grime, por supuesto, es otra de sus cunas más evidentes, y sus ritmos más sutiles, lluviosos, absorbentes mecen esa voz amplia que nace desde las entrañas, o desde algún lugar escondido en el fondo de la garganta. Le siguieron ‘A Princess’ y ‘Where Did I Go’, y entonces Drake la descubrió, y eligió la última como su tema favorito de entonces, mediados de 2016, para una selección de Entertainment Weekly (“durante un vuelo de 18 horas, esta canción te mantendrá cuerdo”, dirá al respecto).

Con cada vez más ojos de la prensa especializada puestos encima suyo, Jorja Smith lanzó a finales del año su primer EP, Project 11, otro lienzo donde demostrar su amplísima paleta, llamada a liderar las nuevas voces del soul. Entre el sonido más de salón y de club y otro más amplio y ambicioso, entre un fulgir más agudo y un quejido más hondo, entre el divertimento y la seriedad baladística, entre el punto canalla y jamaicano de la añorada Amy (su heroína) y el clasicismo de Adele (‘So Lonely’), Smith toca hasta una suerte de blues asantanado (‘Something In The Way’) y un jazz más ligero y soleado que recuerda a esa adaptación vaporosa que hace de Pink Floyd Yellow Days (‘Carry Me Home’, que se convierte según avanza el dueto con Maverick Sabre en todo un complejo monstruo de soul grave y noctámbulo).

Pero es en 2017 cuando el nombre de Jorja Smith llega, aunque poco apercibido, a la mayoría de smartphones del mundo. Gracias a su partipación en ese disco-playlist-mixtape de Drake, More Life, poniendo voz a uno de sus mejores temas, ‘Get It Together’, y con un interludio con su nombre, igual que Skepta.

El propio Drake la llamó para que abriera los conciertos de Birmingham y Londres durante su gira por el Reino Unido, mientras ella sacaba singles siempre excelentes (‘Beautiful Little Fools’, ‘Teenage Fantasy’) y la BBC la elegía entre los nominados para su prestigioso premio Sound Of… 2017.

Más allá de este éxito, a Jorja Smith le quedaba rematar el año dando respuesta a su exposición con un sencillo que confirmara las buenas sensaciones que ya despertaba no solo en la prensa sino en artistas de primer nivel. Ya no en Drake; también en estrellas británicas del grime como el propio Dizzie Rascal Stormzy y otras estrellas internacionales como Kali Uchis o Miguel, que la versionó en el Live Lounge de la BBC.

Y de la mano del productor Preditah lanzaría ‘On My Mind’, que con el tiempo se ha convertido en su hit de cabecera, su más evidente carta de presentación junto con ‘Blue Lights’, y confiesa que sigue trabajando en más música.

Con el apoyo total y volcado de la BBC y del presentador de televisión Jules Holland, que se ha declarado en varias ocasiones un enamorado y la ha ofrecido más de una vez su espacio (incluido un lugar privilegiado en el Later 25 que conmemoraba los 25 años del Later Show en el Royal Albert Hall), Jorja Smith está preparada para dar un golpe en la mesa.

Su álbum de debut parece estar listo para este mismo 2018, y si las cosas salen bien hay muchas razones para pensar que este puede ser el año en que la carrera de Jorja Smith despegue hacia el estrellato. En alas de su voz se le resistirán pocas cumbres. Veremos si finalmente 2018 es el año de Jorja Smith.

Pero que ella hable por si misma con su voz privilegiada. Te dejamos una serie de vídeos imprescindibles para entender su desarrollo. Que los disfrutes…

—[Descubre a Jorja Smith y otros 29 artistas por brillar en 2018 en nuestra selección de emergentes]—

Puntuación de los lectores
[Total:1    Promedio:5/5]

About Diego Rubio Méndez

Soliloquísimo. Bowie se me apareció en sueños y no me dijo nada, pero supe que la música iba a ser el camino de mi vida.

View all posts by Diego Rubio Méndez →