Nicolas Jaar publica nuevo disco con su alter ego Against All Logic

nuevo disco nicolas jaar against all logic

El dj chileno ha estrenado sin promoción alguna lo que parece una compilación de temas orientados al baile del período 2012-2017


Fue Pitchfork quien hacía saltar las alarmas. El sello de Nicolas Jaar, Other People, que semanalmente lanza temas y mixes nuevos, publicaba el 17 de febrero un nuevo álbum de Against All Logic. Atando cabos y especialmente gracias a una entrevista al dj chileno en la revista Crack Magazine el año pasado, la publicación de Chicago desvelaba que, efectivamente, 2012-2017, el nuevo disco de A.A.L., era también un nuevo disco de Nicolas Jaar.

En dicha entrevista se da por hecho que Jaar utiliza varios seudónimos para sacar música y que uno de los principales es precisamente Against All Logic. Que con él el autor del espectacular Sirens (uno de nuestros 10 mejores discos de 2016) pretende dar continuación a los tiempos de su primer sello, Wolf+Lamb.

La entrevista llega justo en el contexto de una fiesta conmemorativa del sello y pone de manifiesto el impulso bailable que encierran los primeros trabajos de Jaar. «Veo cosas como Against All Logic como una continuación de aquello», dice. «Me hace gracia cuando veo una noticia que dice algo como ‘Nicolas Jaar lanza su primer single en tres años’ cuando no he parado de publicar trabajos bajo diferentes nombres».

Así las cosas, 2012-2017 nos permite escuchar 11 temas y más de una hora de nueva música de Nicolas Jaar, que en principio se correspondería con grabaciones y creaciones de los años que abarca el título del trabajo. El dj, que según su web ya no reside en Nueva York, no ha hecho ninguna declaración al respecto todavía.

Tampoco tiene de momento fechas cerradas para 2018.

Te dejamos 2012-2017 a continuación.

Puntuación de los lectores
[Total:0    Promedio:0/5]

About Diego Rubio Méndez

Soliloquísimo. Bowie se me apareció en sueños y no me dijo nada, pero supe que la música iba a ser el camino de mi vida.

View all posts by Diego Rubio Méndez →