[Crítica] Tame Impala – Currents

Luis Garau

Updated on:

tame-impala-currents-final-packshot-1200px_800En Perth (Australia) las cosas no funcionan como en el resto del mundo. Su escena musical, más que por bandas, está formada por proyectos en los que se suelen entremezclar músicos amigos de los que siempre hay una cabeza visible.

Es el caso de Pond, el proyecto de Nick Allbrook, o Tame Impala, en el que han tocado tanto Allbrook como otros miembros de Pond, liderados por Kevin Parker. Por eso, en realidad, Tame Impala es música de cantautor.

Un cantautor llamado Kevin Parker que necesita escribir y grabar en soledad para sacar la psicodelia que resuena en su cabeza. Es el cerebro que ha traído de vuelta la psicodelia al gran público y que la ha puesto en primera línea como hacía tiempo que nadie lo hacía.  Su estreno, Innerspeaker, y la sobresaliente continuación, Lonerism, evidenciaban ya la capacidad creativa de este extraño australiano de voz chillona, pero es en Currents cuando más nos podemos dar cuenta de que además de una capacidad, detrás de su música hay también una labor que resulta casi más importante.

Lo escuché cuando se filtró, las ganas me pudieron, pero por respeto esperamos a su publicación para comentarlo. En general, Currents resulta un disco mucho más pop y electrónico que sus antecesores, con melodías más melosas e incluso me atrevería a decir que ochenteras. Además, Tame Impala ha dejado las guitarras en segundo plano en la gran mayoría de las canciones, reservándolas para aquellos momentos que aportan un toque más rockero y parecido a lo que nos tenían acostumbrados en sus álbumes anteriores. Los teclados, sintetizadores y demás artilugios que la mayoría de nosotros no conocemos siquiera se han convertido en este disco en la base sobre la que se deslizan las canciones.

Capas y capas de sonidos que le otorgan una cálida densidad que nos envuelve en cada uno de los temas que componen el álbum. Un rompecabezas construido poco a poco a base de horas de trabajo que finalmente dan su fruto en un disco plagado de matices.

[youtube id=»nfmJilbZCas»]

‘Let It Happen’ es el primer single y la primera canción. Quizás resulte curioso que eligiesen un tema de más de siete minutos como primer adelanto, pero esta es una de las mejores canciones que nos ha dado Tame Impala. En ningún momento se permite decaer, y desde el principio notamos el cambio en el sonido del grupo, con mayor presencia de elementos electrónicos que hacia el final hacen hueco a un riff de guitarra que recuerda a los mejores que hayan hecho anteriormente. Una de las mejores canciones que han salido en lo que llevamos de año y probablemente una de las más accesibles del disco a pesar de su duración.

En ‘Nangs’ queda ya más que claro ese nuevo sonido, electrónico y casi disco en algunos momentos. Otro tema que nos dejaron escuchar hace poco y que por su duración es más uno de esos pasajes musicales que separan dos temas en algunos álbumes que una canción propiamente dicha. Y no será la única de este tipo: encontraremos ‘Gossip’ más tarde. Por ahora seguimos con ‘The Moment’, uno de los mejores temas del disco en el que siguen dominando los teclados y sonidos electrónicos, con un sonido y unas melodías especialmente pop en el estribillo y unas percusiones de enloquecer. El pop es bueno, cuando es bueno.

‘Yes I’m Changing’ es una bonita balada construida sobre una base de sintetizadores y uno de los momentos más introspectivos del disco.Recuerda sin duda a los mejores Milli Vanilli. Una ñoñería, pero de buen gusto y que suena clásica a la vez que moderna. Tras ella llega uno de los mejores ratos, empezando con ‘Eventually’, otro single que ya pudimos escuchar y que resulta una de las canciones más completas, con un gran riff que contrasta con las dulces melodías de la canción pero no tanto con la explosión del estribillo, donde podréis entender a lo que me refería cuando hablaba de densidad.  Y ahora sí, atravesamos el minuto escaso de ‘Gossip’ para llegar a otro de los grandes temas del álbum, ‘The Less I Know The Better’, donde volvemos a escuchar esas guitarras que nos recuerdan un poco más a los Tame Impala de Innerspeaker y una melodía vocal más cercana a las de Lonerism.

Como os he dicho, por momentos llegamos a escuchar ramalazos disco en el álbum, y ‘Past Life’ es probablemente lo más cercano a ello que encontraremos. Una canción que no desentonaría en el último trabajo de Daft Punk, con una voz distorsionada que narra mientras Kevin canta y repite un estribillo que da nombre a la canción. Solo con que esa voz fuese la de Giorgio Moroder

Seguidamente vienen dos canciones que ya nos habían permitido escuchar: ‘Disciples’, otro pasaje de menos de dos minutos pero que no se te despegará gracias a sus melodías e inmediatez, y ‘Cause I’m a Man’, donde la preciosa densidad del estribillo de ‘Eventually’ vuelve a presenciarse con fuerza.

[youtube id=»hefh9dFnChY»]

Entrando en la recta final de Currents nos encontramos con ‘Reality In Motion’, que personalmente me remite cuantiosamente a su debut y me encanta. Después, ‘Love/Paranoia’ acopla todos los elementos que hemos destacado de este disco formando una canción tranquila y con un aura de música ambiental en determinadas partes que nos transporta hasta el último corte del disco, ‘New Person, Same Old Mistakes’, que cierra con un sonido pesado y un estilo que recuerda a la colaboración más famosa de Parker con Mark Ronson (‘Daffodils’).

Es, en definitiva, el álbum donde conocemos al Kevin Parker más ecléctico, empeñado en hacer su mejor álbum una y otra vez. Quizás no sea este, y probablemente muchos preferirán Lonerism o incluso Innerspeaker (yo no lo tengo claro), pero lo que está claro es que Tame Impala no se conforman, que buscan la reinvención y el progreso y que lo consiguen a base de talento y mucho trabajo. Currents suena a un genio rompiéndose la cabeza en el estudio, metiendo y sacando, manipulando su obra casi obsesivamente hasta conseguir lo más cercano al inalcanzable resultado deseado. Y este resultado suena compacto e incluso grandilocuente, brutal.

Tame Impala siguen en plena forma y no era fácil mantener el nivel después de Lonerism. Debemos aplaudirlo.

[youtube id=»Qay6t5UpnhM»]

Nota bandálica: 8

Si como yo, después del nuevo álbum ya tenéis ganas de más, quizás os interese este otro álbum no oficial que sacaron hace tiempo con canciones inéditas o presentes en las ediciones «deluxe» de los álbumes. Sigan disfrutando de Tame Impala:

[youtube id=»bJNN9g0Dafo»]

Puntuación de los lectores

Entradas relacionadas

Cómo se creó Now and Then, la última canción de The Beatles

Tenemos nueva canción de The Beatles. Pero, ¿cómo es posible? ¿Cómo es posible que se haya podido combinar la voz de John Lennon y la guitarra de George Harrison, muertos ... Leer más

AIsis y “The Lost Tapes Volume One», el álbum de los Oasis clásicos que nunca existió (y con voz de Liam generada por IA)

“The Lost Tapes Volume One», firmado enigmáticamente por AIsis, es un álbum con 8 canciones que imaginan lo que podría haber sido si Oasis, la popular banda de rock británica, ... Leer más

El negocio de Coachella. ¿Cuánto cobran los cabezas de cartel por actuar?

El Festival de Coachella es un evento anual de música y arte que se celebra en Indio, California, EE. UU. El festival tuvo su primera edición en 1999 y se ... Leer más

1 comentario en «[Crítica] Tame Impala – Currents»

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.